• Regístrate
Estás leyendo: De la pederastia al cambio climático
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 09:14 Hoy

Columna de Sara S. Pozos Bravo

De la pederastia al cambio climático

Sara S. Pozos Bravo

Publicidad
Publicidad

El Tribunal creado y financiado por el Vaticano para juzgar y castigar a los curas pederastas resultó de poco interés para los temas nacionales. No así su “Encíclica Ecológica” que apunta a poner el dedo en la llaga no sólo en el tema del cambio climático, sino principalmente en el tema del sistema económico capitalista que está devastando a las economías pobres y beneficiando a las economías ricas. Es evidente que en este país, los temas de justicia, derechos humanos e impunidad en instituciones como la iglesia Católica siguen relegados mediáticamente.

La encíclica Laudato SI en la que Francisco expone los argumentos teológicos, científicos y morales para desarrollar estrategias contra el cambio climático, distrae la atención mundial sobre los problemas internos de la iglesia Católica –pérdida masiva de fieles, lavado de dinero, pederastia, redes de corrupción e impunidad, saldo positivo millonario en las finanzas del Vaticano, entre otros- para atraerla no al tema del cambio climático y el sistema económico en sí, sino en usar eso como pretexto para posicionar a la institución milenaria en el centro del mundo, cosa que le gustó mucho al catolicismo y a los Papas en la época medieval cuando concentraba el poder religioso, económico y político, disputándolo con los reyes e imperios. Dicho de otra manera, la razón de ser de la Santa Sede como estado sujeto del Derecho Internacional y de la iglesia Católica es perpetuar el poder terrenal de esa institución justificando en los medios, su fin último. Eso explica la podredumbre de más de mil años en los que vivió el catolicismo imponiendo terror al mundo medieval. Tortura, asesinatos, corrupción, degradación moral, persecuciones, intolerancia y todos los rasgos negativos de la humanidad, fueron característicos del catolicismo.

Ahora, en estos años de posmodernidad, la impunidad se instaló como política internacional en todos los casos de pederastia desde hace más de cincuenta años. Una práctica común, milenaria, que había pasado desapercibida porque había sido ocultada al menos un siglo por tantos papas y cardenales ha tenido el catolicismo. Pese a la gravedad del problema, el actual Papa prefiere darle más importancia a un tema que no es de su incumbencia e ignorar aquellos que están enquistados en la institución que dirige.

El documento de Francisco ya tuvo sus primeras críticas, provenientes principalmente de varios grupos y políticos conservadores de Estados Unidos. En otros países, prefirieron ignorarla y, en países como el nuestro optaron por ensalzarla. En todo caso, la solución al problema del cambio climático no requerirá –como lo dice el Francisco en su encíclica de 190 páginas- de un alto grado de sacrificio llamado “una audaz revolución cultural”, sino de la voluntad de los gobiernos y de las grandes trasnacionales en los Estados Unidos, China, Rusia, India y Japón, países que producen más del 60 por ciento de emisiones de dióxido de carbono del mundo.

www.sarapozos.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.