• Regístrate
Estás leyendo: AMLO y su alianza con Encuentro Social
Comparte esta noticia

Columna de Sara S. Pozos Bravo

AMLO y su alianza con Encuentro Social

Sara S. Pozos Bravo

Publicidad
Publicidad

Dentro del marco de las elecciones presidenciales 2018 sorprendió a todos la alianza política de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) con el partido Encuentro Social. Al ser electo como candidato a la presidencia por Encuentro Social, el dirigente nacional de este partido aseguró: “Usted para nosotros es Caleb a punto de conquistar el Monte Hebrón…” Tal declaración en el marco de una alianza política resulta por demás alarmante, porque si eso sucede en país laico en el que el uso de símbolos religiosos es considerado un delito electoral, qué sucederá ahora que está por comenzar la elección o, peor aún, en caso de ganar AMLO la presidencia.

Pero AMLO traía un proyecto en sus manos que encontró la alianza perfecta con Encuentro Social. Su “República Amorosa” sólo será posible con la creación de una “Constitución Moral, de un Código moral. Así como existe una Constitución política, vamos entre todos a elaborar una Constitución Moral”, dijo en el mismo evento. En su Constitución Moral “deben incluirse principios y derechos de nuestro tiempo, los derechos actuales, conseguidos o por conseguir como la no discriminación […] para tener un código del bien”. ¿Simpatiza AMLO en ser considerado un Caleb en toda la extensión de la palabra y con toda la connotación de trascendencia que trae este personaje bíblico para los judíos? Al parecer sí. Pero también utiliza la “Semana Santa” para hacer un video en el que asegura ser cristiano en el sentido amplio. La “Semana Santa” es una festividad católica que nada tiene que ver con el cristianismo auténtico pero que sirvió de pretexto para que AMLO asegurara ser un “cristiano en el sentido amplio”.

Al releer los fundamentos de la República Amorosa nos damos cuenta que para AMLO es lo mismo la moral que lo espiritual y ello conllevaría una nueva interpretación de lo político en el ejercicio de estos “valores espirituales”. No se siente, por lo tanto, distante de las referencias religiosas y de las comparaciones. Pero entonces es necesario preguntarnos ¿cuáles valores espirituales prefiere AMLO, los de la derecha extrema evangélica que lo llama Caleb o los de la iglesia Católica? ¿Con cuáles va a gobernar en caso de ganar? ¿Solo con la honestidad y el amor que explica en sus fundamentos de la República Amorosa o también con su diálogo ecuménico y su constitución moral? ¿Será su constitución moral una especie de código de ética por encima de la constitución política o, al menos a la par de ésta? No lo sabemos y eso es lo más grave de esta elección.

Conozco el proyecto de nación de AMLO desde hace 12 años que empezó su carrera por la presidencia de México. De hecho, voté por él en las dos elecciones anteriores; sin embargo, el pensamiento de AMLO ha evolucionado y dista de ser aquel que me convenció en las elecciones pasadas. ¿No votar por AMLO significa que promuevo el voto por alguno de los otros candidatos? No. Lamentablemente para los mexicanos no han un solo candidato que valga la pena y, sí, anularé mi voto para la presidencia de la República, aunque muchos digan que votan por el menos peor.

www.sarapozos.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.