• Regístrate
Estás leyendo: Alma de mujer
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 05:50 Hoy

Columna de Sara S. Pozos Bravo

Alma de mujer

Sara S. Pozos Bravo

Publicidad
Publicidad

Los datos continúan siendo adversos para nosotras. Parece que los esfuerzos se desvanecen porque el peso de una cultura machista y excluyente se impone. Parece que seguimos en una sociedad que desconoce la problemática pero que lo que es peor, poco le interesa conocerla. El vivir en un país como el nuestro, en el que se tiene que trabajar mucho para apenas sobrevivir, conlleva además una serie de consecuencias que le impiden al ciudadano de a pie interesarse por temas tan graves como la situación en la que vive la mujer en México.

Nosotras, las que luchamos contra el estigma de ocupar menos puestos de primer nivel en la administración pública municipal, estatal y federal. Nosotras, las que luchamos porque nuestros derechos sean respetados. Nosotras, las que tenemos que trabajar y quedarnos con nuestros hijos cuando el matrimonio se desvanece (por cierto, por qué no hacer una ley a la inversa que le otorgue la patria potestad al hombre y deje sin esa responsabilidad a la mujer). Nosotras, las que tenemos que exigir que nos traten como iguales ante la ley. Nosotras las que tenemos que estudiar, trabajar y ser madres. Nosotras las que tenemos que padecer en silencio la violencia psicológica, la emocional de la pareja, la dependencia económica, la violencia física que suele ser la que más se nota. En grave situación estamos. Y si la mujer piensa y expresa lo que piensa, es peor. A veces, se enfrenta a otras mujeres y a veces a otros hombres. A veces a ambos.

En Guadalajara las mujeres conformamos el 51 por ciento de la población. En promedio, las mujeres mayores de 15 años cursan 10.2 años de escolaridad, un poco menos de los 10.5 que cursan los hombres, lo que implicaría preparatoria trunca. Un 33.2 por ciento de la población femenina de 15 años y más no termina la secundaria completa. Cinco de cada 100 mujeres embarazadas en Guadalajara tuvieron entre 12 y 19 años de edad. Por cada 100 hombres participando en el sector laboral, existen 45 mujeres, lo que refleja una brecha importante en la participación económica. En Jalisco, 4 de cada 10 mujeres unidas o casadas han sufrido algún tipo de violencia en algún momento de sus relaciones. De las mujeres que han sufrido violencia, sólo el 9 por ciento ha recibido atención psicológica o jurídica. En 2011 hubo 1156 averiguaciones previas y 2015 cerró con 2156; es decir, mil casos más.

Porque todo lo que se pueda decir continúa siendo insuficiente para cambiar las cosas. Quizá por eso, el que surjan asociaciones civiles cuyo enfoque de trabajo sea la igualdad de género y la atención integral a las mujeres, es digno de resaltarse. Porque mientras las estadísticas se empeñan en decirnos que las cosas no hay cambiado en los últimos años, mujeres como Alma Zamora están convencidas que pueden cambiar la situación de muchas mujeres con trabajo, mucho esfuerzo y mucha coordinación. La asociación que lleva por título el de estas líneas constituye una esperanza en un país acostumbrado a la violencia y a la discriminación por cualquier motivo.

www.sarapozos.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.