• Regístrate
Estás leyendo: Me asustan los soldados
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 18:27 Hoy

Voces callejeras

Me asustan los soldados

Santiago Fourcade

Publicidad
Publicidad

La peor sensación que tengo sobre la democracia se relaciona con el temor que me infunden los militares o marinos. Detesto sentirme inseguro cuando soldados se acercan a mi posición. Y es obvio que esta percepción no debiese existir; al contrario, querría sentirme cobijado y seguro en ciudades donde el narco nos sigue ultrajando desde hace años.

Pero ¿cómo hago cuando veo lágrimas eternizadas? Con familiares que lloraron sobre mi hombro hace cuatro años y que hace días los grabé con resignación.

Volví a Nuevo Laredo porque nunca dejaron de notificarme sobre los crecientes casos sobre desaparecidos. Una figura legal para retratar aquellas personas que no están muertas (no hay pruebas) pero que se los tragó la tierra, ni el seguro cubre tal incidencia y los culpables pueden fluctuar desde el propio Gobierno hasta las organizaciones criminales (perdón por el eufemismo) que todos conocemos.

Y para desgracia de los buenos, existe un enorme porcentaje de desaparecidos forzados que son atribuidos al accionar de las FFAA o la Sedena. Un resultado que algunos tildan de colateral pero que no escapa al brutal latigazo sobre los derechos fundamentales de los seres humanos. Ciudadanos que cayeron por estar en el lugar equivocado en el momento incorrecto. O peor, que fueron confundidos y ya no volvieron.

Me destruye escuchar a madres que exigen les informen y confirmen que sus hijos están muertos. Están hartas de esa angustia infinita sobre el paradero de sus niños. Ellas nunca dejarán de buscarlos porque es su naturaleza. Su instinto las lleva a esperar que aparezcan cuando muy en el fondo rezan por visualizar una lápida y llorarles en paz.

De todos los entrevistados, ninguno varió esa reflexión. Para ellos no importa si "los ahora desaparecidos" estaban en malos pasos porque hubiesen sido felices al verlos tras las rejas. De merecerlo, que se pudran en prisión. Pero, ¿que ingresen a su domicilio y se los lleven sin explicaciones? ¿Que cada entidad de gobierno omita darles información?

Y de uno en uno llegamos a las estadísticas que posicionan a Nuevo Laredo en el podio de las desapariciones forzadas en México. También lo están en secuestros y asesinatos; todas resultantes de una estrategia que seguiré criticando hasta escuchar una respuesta sensata.

Porque las Fuerzas Armadas existen para combatir al enemigo. Su génesis es defender a la patria en un contexto de guerra. No podemos darles la responsabilidad absoluta de proteger una ciudad fronteriza con una coyuntura tan compleja.

Un soldado puede pero no debe interactuar con civiles. No nació para evitar el robo de una bicicleta y por eso Nuevo Laredo es tierra de nadie. Ningún cuartel puede acudir (a la velocidad adecuada) a las cientos de denuncias diarias por delitos del fuero común. ELLOS NO están para eso.

La función es aniquilar al crimen organizado. Su objetivo es firme y claro; su línea de mando los empuja a lograrlo y POR SUPUESTO que habrá errores.

Pero equivocarse en seis meses es incomparable con años y años de una misma estrategia. La Federación ha perpetuado a las fuerzas federales en ciudades donde lo normal era la décima parte del tiempo. Les otorgaron superpoderes y los excesos han sido tan manifiestos como su falta de autocrítica. Pareciese que ellos nunca se equivocan y que el fin justifica cualquier medio. Sería muy cool colocar una estatua de Maquiavelo y quitar la de tanto prócer en desuso.

Y si combinamos el sedentarismo militar con la constante burla hacia los derechos de los ciudadanos pues... el combo es explosivo para tantos familiares que lloran a su gente. Por eso un convoy verde despierta más resquemor de lo normal en esas ciudades. Por eso los vecinos desconfían de las autoridades y se mofan de ellos. "Todos son de los mismos", otro cliché que cala en la autoestima democrática. Y por eso seguiré sintiéndome incómodo frente a ellos.

@santiago4kd

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.