• Regístrate
Estás leyendo: "Tren, ineficacia y corrupción"
Comparte esta noticia

Fuente Ovejuna

"Tren, ineficacia y corrupción"

Salvador Cosío Gaona

Publicidad
Publicidad

Hay frustración por la forma en que se ha venido deformando hasta casi ser un dolor de cabeza la polémica Línea Tres del Sistema del Tren Eléctrico Urbano (Siteur). El presidente Enrique Peña y gobernador Aristóteles Sandoval, se ilusionaron en que sería concluida, inaugurada y puesta en operación antes de terminar sus respectivas administraciones, más por diversas causas no estará en servicio en este año y en la mejor de las previsiones se podría quizá estar inaugurando a finales de 2019.

Desde que arrancó su construcción se han sucedido una serie de acontecimientos que contrario a verla como una solución a los graves problemas de movilidad que enfrenta la metrópoli.

Entre lo más reciente está el señalamiento formal por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), por presuntas irregularidades que superan los 109 millones de pesos durante el ejercicio fiscal 2017 y se documentan duplicidad de pagos en compras, compras equivocadas, a sobreprecio. Un catálogo de esquemas de crasa corrupción.

No está de más recordar que esta imponente obra que hoy provoca tantos problemas forma parte de un ambicioso y bien planeado proyecto para superar los problemas de movilidad que desde 1975 ya se padecían a causa del déficit de transporte público masivo, pero que el actual gobierno no supo o no tuvo la capacidad de gestionar como estaba planeada desde hace más de 20 años.

Fue en esa época, gracias al esfuerzo del Gobernador Alberto Orozco Romero y del alcalde de Guadalajara Guillermo Cosío Vidaurri, que se hizo posible la apertura de lo que es hoy la Avenida Federalismo y la realización de un túnel que permitió que por esa vía existiera paso, primero de autobuses y después de trolebuses, que brindaron un gran servicio a la ciudad.

El Gobierno de Flavio Romero de Velasco mantuvo esa red y fueron ampliadas en muchos sentidos las líneas de autobuses.

Bajo la administración de Enrique Álvarez del Castillo, fue que se planeó y ejecutó la Línea Uno del Sistema del Tren Eléctrico Urbano. No la pudo terminar y fue al gobernador Guillermo Cosío Vidaurri, a quien correspondió concluirla y además de ello gestionó, proyectó e impulsó la construcción de la Línea Dos dejando la Línea Tres debidamente planeada, con un proyecto aprobado que era por vía subterránea totalmente, en la misma ruta que se hizo la línea tres actual. Quedó también el proyecto de la ampliación de la línea dos del parque de la Revolución hasta la avenida Aviación.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.