• Regístrate
Estás leyendo: #PUERCOyCÍNICO
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 07:36 Hoy

Fuente Ovejuna

#PUERCOyCÍNICO

Salvador Cosío Gaona

Publicidad
Publicidad

El Presidente Enrique Peña Nieto evitó incurrir en el gravísimo error de atender peticiones de algunos ultra radicales prístas que pedían se evitáre la realización del concierto masivo y gratuito en el Zócalo Capitalino del cantautor británico Roger Waters e incluso se le deportáre del país aplicándole lo previsto en el artículo 33 de La Constitución de la República en razón de haber efectuado expresiones involucrándose en asuntos políticos locales.

Y es que en el marco del primer concierto celebrado en el marco de la gira por México del músico inglés en el llamado ‘Foro Sol’ de la Capital de la República, el popular Waters, fundador en 1965 del señero y famoso grupo musical ‘Pink Floyd’, efectuó fuertes expresiones de reclamo por los eventos criminales ocurridos el 26 de septiembre de 2014 en Guerrero, señalando los miles de desaparecidos en nuestro país durante la administración de Peña Nieto, refiriéndose especialmente a la desaparición de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Pero el músico londinense también dedicó duras palabras al payaso, patán y lenguaraz mercader neoyorquino sicofante de la política llamado Donald Trump, a quien entre otras cosas le llamó Pendejo, más al final de la canción que se llama ‘Pigs’, apareció en el aire el conocido globo aerostático con forma de puerco que usualmente aparece en los conciertos que por diversos lugares del orbe presenta el artista inglés, en esta ocasión decorado con expresiones alusivas a la situación política y social de México y entre las imágenes apareció el simbólico #43 destacándose la frase: ‘Vivos, los queremos’.

Las expresiones de Waters generaron molestia entre quienes consideran inadmisible se permita que un extranjero venga a México a ofender al Presidente, a lo que quizá habría que preguntarles : ¿Y por qué no se molestaron con Peña Nieto por procurar la visita a México de Trump que vino a nuestro País a ofendernos?, recordemos fue Peña quien lo invitó otorgándole honores similares a los que se brindan a quienes visitan México en calidad de Jefe de Estado, lo que generó acres críticas e incluso, confesado por el propio Peña, fue la causa que hubiere removido de la Secretaría de Hacienda a Luis Videgaray, reconocido como el promotor de la indigna invitación enviada por El Presidente al tal Trump a quien Peña llamo ‘respetable’ y le dijo : ‘será un honor conversar con Usted sobre asuntos importantes para nuestros países’.

Pues en uno de esos raros momentos de lucidez, Peña decidió hacer caso omiso a los intolerantes que pedían impedir el concierto de Waters en La Plaza de La Constitución de La Ciudad de México por temor a que repitiera lo que hizo en ‘El Foro Sol’ y ante una enorme concurrencia provocáre estruendosa manifestación popular frente al Palacio Nacional, y aunque en efecto sucedió el tremendo abucheo a la figura presidencial y más de 200 mil asistentes gritaron consignas incluyendo exigencia a que renuncie como Presidente, Peña hizo bien y al no tener mejor opción permitió el evento y no hubo más consecuencias trágicas que la comprobación del escaso respeto que la mayoría del pueblo mexicano tiene por su Mandatario.

Tremendamente desprestigiado por los malos resultados propiciados por su gobierno y una burda y ridícula farsa de ‘lucha anticorrupción’, hasta ahora limitada a la pintoresca suspensión de los derechos como militante prísta del aun Gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, Peña está tolerando corrupción e impunidad de ya demasiados políticos que siguen sin castigo, figurando especialmente los militantes de su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), al l que empuja cada día más fuerte hacia una estrepitosa derrota en los subsecuentes comicios.

Y hablando de políticos con muy mala fama, que abonan al gran descredito del PRI, ahí está el más reciente escándalo a cargo del prepotente Emilio Gamboa Patrón, el influyente Coordinador de Senadores prístas a quien captaron causando estropicios en el ‘Area Natural Protegida Arrecife Los Alacranes’ en Yucatán, bajando del lujoso barco del polémico empresario Emilio Diaz Castellanos para abordar un helicóptero a cargo del citado mercader quién es beneficiario de jugosos contratos gubernamentales y se afirma es socio de Mario Gamboa, hermano del poderoso Senador, quien en 2015 había negado su cercana relación con el negociante y ahora la aceptó y se solo se o imitó cínicamente a lamentar su error al haber provocado graves daños ambientales. Lo unico insólito es que, quizá por indefendible, los priístas se han abstenido a salir como borregos en su defensa, más seguramente Gamboa quedará impune por sus estropicios.

@salvadorcosio1

opinion.salcosga@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.