• Regístrate
Estás leyendo: No duele el corazón, duele la falta de valor y entrega azul
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 01:07 Hoy

El balón blanco y negro

No duele el corazón, duele la falta de valor y entrega azul

Rubén Matturano

Publicidad
Publicidad

En los cuartos de final de ida entre Monterrey vs Cruz Azul, fue el peor partido del semestre de La Máquina y el mejor de Rayados, que desde que inició el juego fue a presionar a los capitalinos desde su salida, y en 90 minutos nunca dejó de presionar, puso una formación de cuatro defensas, dos contenciones tres volantes, dos por fuera, un enganche y un centro delantero. Esta formación le dio éxito, porque Pizarro, el enganche, les tomó la espalda a los contenciones, y siempre aparecía solo, después Dorlan y Gallardo bien abiertos taponeaban las salidas de los laterales Madueña y Aldrete, y sus dos contenciones, Ortiz y el novato Rodríguez, que bien marcaron. 

Todo esto llevó al Monterrey a marcar gol en sólo tres minutos y medio, con una finta estupenda de Dorlan con la pierna izquierda a su derecha, sacó un centro preciso que aparece solo en el área chica y cabecea, muy mala marca de los azules, Monterrey sabía a qué jugaba, y hasta cuando cambio a línea de tres y metió a Montes para anular el ajuste de Cruz Azul de meter dos centros delanteros, Caraglio y Cauterucho. Los Rayados bien y de buenas. 

La Máquina mal desde la alineación porque pone a Roberto Alvarado a jugar por dentro y atrás del centro delantero y desapareció, no es culpa del jugador, él es hábil por fuera en el extremo, pero el entrenador puso a Méndez abierto y a Elías en el otro extremo, ahí les ganaron la mitad de la cancha, era mejor poner un contención que tomará a Pizarro, y dos volantes ofensivos sobre los contenciones Rayados, nunca se hizo el ajuste, otra forma era mandar a Baca sobre Pizarro para que no tuvieran la pelota, se quiso hacer un ajuste sacando a Méndez, que por cierto, que mal se vio, y cuando lo cambiaron tuvo mala actitud. Se pone a dos centros delanteros y se abre a Roberto Alvarado pero ya era muy tarde, ojalá que el sábado veamos un juego con una cara diferente de Cruz Azul en el estadio Azteca. Los van a apoyar en serio y que jueguen con la cabeza para pensar, el corazón para correr y actitud para meter la pierna sin ser violentos, ojo señor entrenador, pensar con la cabeza, no con el corazón y mucho menos con el hígado. 


Hasta pronto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.