• Regístrate
Estás leyendo: Que el ganso no se canse
Comparte esta noticia

Apuntes

Que el ganso no se canse

Rubén Alonso

Publicidad
Publicidad

Andrés Manuel López Obrador no será Presidente de la República por seis años. La encomienda popular recibida es por cinco años y diez meses, 2,130 días. A partir de la reforma político-electoral de 2014, su periodo de gobierno concluirá el 30 de septiembre de 2024, de acuerdo con el artículo 83 de la Constitución Política de México, y como quedó asentado en el Bando Solemne en el que se dio a conocer al Presidente Electo (ver DOF http://bit.ly/2E93hcP).

Ayer seguí la transición del Poder Ejecutivo federal desde el posicionamiento de los partidos políticos en el Congreso de la Unión, la toma de posesión y la entrega del bastón de mando de pueblos originarios en el Zócalo de la Ciudad de México. Un día intenso, cargado de simbolismos; histórico, como lo han sido con mayor o menor incidencia las transiciones de poder público. En lo personal esperaba algo más. La apertura al público de la Residencia Oficial de Los Pinos es el sello de la casa; el símbolo manifesto de otra forma de ejercer el poder público, ahora “más cercano” en la persona del Presidente; un mensaje de reconciliación instituciones-pueblo. A la par, la cobertura mediática a través de medios convencionales volcada con un “¡ha muerto el Rey, viva el Rey!”.

Del Presidente esperaba un mensaje de unidad, de inclusión social. Insistir en la polarización, sobre todo al final de su exposición de cien compromisos en el Zócalo en torno a una amenaza de “conservadores” que desean volver, me hizo verlo como si estuviese en campaña. Los “conservadores” para López Obrador, infiero, son los del modelo neoliberal, aunque aún no me queda claro señalar como causa a un modelo económico, social y político, y mantenerse en él, pactando con él de manera selectiva.

Los riesgos que expuso por la mañana el Senador de Jalisco, Clemente Castañeda Hoeflich, se confirman (ver: http://bit.ly/2Q5Ui2t).

El tiempo es implacable. Comenzó la cuenta regresiva para él y su equipo con vistas al 30 de septiembre de 2024. El servicio público encomendado es como la leche: tiene fecha de caducidad, pero corre el riesgo de que se agríe antes de tiempo.

Que el ganso no se canse, o de lo contrario la “migración” cautivadora y ofrecida por Andrés Manuel López Obrador será más decepcionante que la vivida en otras, como la más reciente de 2000. “Me canso ganso”, dixit Tin Tán; “¡Arrrrroz!, dixit Mauricio Garcés; “Pos ya sabes que yo como digo una cosa digo otra”, la Chimoltrufia.

Twitter: @jrubenalonsog



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.