• Regístrate
Estás leyendo: Línea 3 del Tren ligero, derecho a saber
Comparte esta noticia

Apuntes

Línea 3 del Tren ligero, derecho a saber

Rubén Alonso

Publicidad
Publicidad

Las autoridades tienen en sus manos una valiosísima oportunidad de legitimación, pero sobre todo de construcción de una sociedad participativa con el proyecto de la Línea 3 del Tren Ligero de la Zona Metropolitana. Es cuestión de voluntad para cumplir con la ley, y no esperar a que la ley los obligue a cumplirla.

¿Qué hacer? A partir del principio constitucional de máxima revelación, de que toda información es pública y sólo por excepción se reserva de manera temporal, protegiendo la información personal cuando sea el caso, a través del Instituto de Transparencia e Información Pública del Estado de Jalisco (ITEI) con el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI), acordar los órdenes de gobierno y organismos públicos involucrados, cómo y con qué hacer público todo, de manera permanente, a través de un sitio de acceso abierto, donde todos los involucrados ponen de su parte y disponen lo que al resto le corresponde. Un sitio no diseñado sólo para los responsables, sino tan claro y oportuno para cualquier persona, que sólo por excepción sea necesario solicitar información específica. La tecnología ofrece muchas herramientas para ello.

Que el sitio sea la puerta para acceder a todo, y no llevar a los involucrados o interesados a buscar, acceder, disponer y usar la información, a través de espacios, sitios, instancias aisladas, fragmentadas, pues hacerlo así es el medio para ocultar información.

Evitar la creación de instancias paralelas, ex profeso, para la vigilancia y control. Es momento de fortalecer lo que tenemos. Crear contralorías, veedurías u observatorios, es una muestra más de desconfianza, de pérdida de legitimidad de lo que se tiene. Es la vigilante para que vigilen al vigilante, y luego, ¿a éste quién lo vigila?

Transparentar así, estimo, permitirá abonar a la rendición de cuentas en los procesos, no cuando estos ya han concluido; garantizar el derecho a saber permitiría construir un blindaje político-partidista del proyecto, permitiría cerrarle el paso a quien o quienes quieran “manotear” el proyecto público para negocios privados y personales.

Tenemos derecho a saber; el Estado está para garantizarlo. No se trata de una petición, es obligación.

Twitter: @jrubenalonsog

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.