• Regístrate
Estás leyendo: Guía para ser cínicamente opaco, VI
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 05:55 Hoy

Apuntes

Guía para ser cínicamente opaco, VI

Rubén Alonso

Publicidad
Publicidad

Publicar información es un ejercicio de comunicación; así que quien publica, entra en un proceso de comunicación, establece una relación con quien se comunica. Opuesto a esto, es sólo poner a disposición información. Si se trata de construir gobiernos abiertos, transparentes, que rindan cuentas, combatan la corrupción, propicien la participación ciudadana, entonces la publicación de información adquiere sentido y exige al ejercicio de la publicación-comunicación características específicas.

Pero se trata de ser opaco, a partir de publicación de información, ¿o no? Así que veamos otras características propias de lo cínicamente opaco.

Antes que nada, no pierda de vista que esto de la transparencia es sólo asunto de las Unidades de Transparencia (UT), esa oficina que atiende solicitudes de información y publica la información en el sitio o portal que le han asignado. Si usted, servidor público, director, coordinador, jefe de departamento, secretaria, secretario, asume que la transparencia es su obligación, se complicarán las cosas.

Entregue la información que genera o administra y que la ley establece como fundamental, esperando que la UT se lo pida, no antes ni más de lo solicitado. Que la UT haga su trabajo. Procure generar una evidencia (acuse de recibo) para “protegerse” en caso de un recurso de transparencia; evite entregar archivos digitales. Ya sabe, si le piden la información en otros formatos, tiene el argumento clásico: “no tengo recursos; en cuanto me los den con gusto lo hago”. Entre sus facultades y atribuciones no está el ser creativo y tener iniciativa.

Ahora, si está al frente de una UT, recuerde que tiene una herramienta creada por el INAI que permite disuadir a quienes buscan información para que la encuentren, y sobre todo para ocultarla: los “formatos de carga” de información del Sistema de Portales de Transparencia (SIPOT); sí, esos archivos de Excel para alimentar el SIPOT y que tantos dolores de cabeza han generado por ser un trabajo doble, repetitivo, de copiar y pegar en celdas. ¡Aprovéchelos! ¡Considere que con el estiércol se hace abono!, que la basura se recicla y es negocio.

Luego de subir los “formatos de carga” al SIPOT, póngalos en su sitio o portal de transparencia de manera destacada. Recuerde, entre más archivos suba (si en un periodo no se generó información súbalos, aunque estén vacíos en sus celdas), dará más impresión de que trabaja y es “transparente”, y, sobre todo, quedará bien con el INAI en las verificaciones y evaluaciones aplique.

Para resumir este apartado: si llega a considerar que publicar es comunicar, aléjese de la transparencia.

Twitter: @jrubenalonsog

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.