• Regístrate
Estás leyendo: Guía para ser cínicamente opaco, I
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 16:04 Hoy

Apuntes

Guía para ser cínicamente opaco, I

Rubén Alonso

Publicidad
Publicidad

Veamos la transparencia a la inversa. Sí, al revés, bajo la premisa de cómo ocultar información y no quedarse en el intento. Comenzaré con algunos principios y ofreceré sugerencias que te ayudarán a mostrarte como transparente, que cumples con la ley. Esta guía será de varias entregas, producto de la observación desde dentro y desde fuera. Recomendación: que no se enteren los ciudadanos ni ciudadanas, porque de lo contrario no serán de utilidad y quedarás exhibido.

Comencemos con la atención de solicitudes de información, luego, veremos la generación y resguardo de información, así como la publicación de información.

1. La información que generas o resguardas como parte de tu trabajo, de tus obligaciones y responsabilidades en el servicio público, mientras esté a tu alcance trátala como tuya, tú la generaste y cuidas, y por ende tú la controlas. Es la garantía de que te vean y traten como indispensable.

La información que generas ya sea física o electrónica (incluidos correos), desde un oficio, un reporte, un informe, así como la información que recibes y resguardas como parte de un proceso interno, habla de ti, de qué haces, cómo y cuándo lo haces. Si alguien tiene acceso a ello, podrá saber que tan bien o mal haces tu trabajo. Así que cuidado, no te exhibas ni expongas.

2. La prevención en una solicitud juega a tu favor. Para tu tranquilidad, identifica los tiempos que marca la ley para atender una solicitud de información, en particular aquellos que permiten “ampliar” los plazos para su atención y entrega.

Por ejemplo, usa la prevención. Eso te dará unos días más frente a la Unidad de Transparencia y el solicitante. Claro, para ello, debes leer con detalle la solicitud e identificar cualquier elemento que te permita decir que no es claro lo que se pide, que no especifica un periodo determinado, etc.; también puedes recurrir a la “danza de solicitudes”, que consiste en reenvía la solicitud a la Unidad de Transparencia para indicarle que tu no la generas, aunque en tus archivos esté como parte de un proceso interno.

Ten en cuenta que, si utilizas la prevención, aumenta la posibilidad de que el solicitante al quedar obligado a atenderla ya no responda aclarando lo que pidió, y ahí termina la solicitud.

¡Cuidado!, los solicitantes pueden volver a formular una nueva solicitud, y si lo que piden muestra algo que no quisieras que alguien se enterara, la posibilidad de que lo pidan aumenta. Para ello, en la siguiente entrega veremos otros “tips” que te serán de ayuda. Pero recuerda, que nadie se entere de esto, pues no te será de utilidad. En el secreto está el control y tu poder.

Twitter: @jrubenalonsog

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.