• Regístrate
Estás leyendo: Esto aún no termina; comienza
Comparte esta noticia

Apuntes

Esto aún no termina; comienza

Rubén Alonso

Publicidad
Publicidad

Aún está la tolvanera de la maquinaria Morena que arrasó a propios y extraños. El campo todavía no se ve claro; sólo el marcador final de una jornada electoral. Simplificar lo sucedido puede ser un craso error, sobre todo con respuestas sobre lo que no ha terminado ni dimensionado. Algo está cambiando, y por eso hay temor en unos, pero también optimismo.

Entre los actores de esta contienda, los fundamentales, los centrales, es decir la ciudadanía, se manifestó con el recurso que lo iguala a todos: su voto. ¿Por qué votó así?, ¿qué está diciendo, más allá de personajes (que son pasajeros)?; ¿fue usada o usó a quienes lo usaron para levantar un grito que estremeciera a los que siempre deciden, decidiendo por quien identificó como el más distinto en la oferta electoral?

Las instituciones electorales, se puede decir que pasaron la “prueba” porque hay vencedores reconocidos (aún encandiladas por la contundencia en que se manifestó la ciudadanía), pero tienen que explicarse y explicar (además de actuaciones bajo sospecha en el proceso electoral) por qué la participación ciudadana apenas aumentó 0.7% en términos reales con relación a la elección Presidencial de 2012 (comparando crecimiento del listado nominal y número de ciudadanos que acudieron a votar).

Pero la tarea del INE aún no termina. Su segunda prueba de fuego está en la fiscalización de los gastos de campaña. No se puede minimizar la fiscalización en estos momentos, ni mucho menos evadir las consecuencias, pues tendríamos gobernantes “sucios”, “tramposos”, “corruptos de origen”. El INE tiene que fiscalizar de manera abierta el financiamiento público y privado, y echar luz sobre el “dinero bajo la meja”, ponerlo encima (Ver: https://dinerobajolamesa.org).

Los partidos y el sistema con que operan en México resultaron ser los más interpelados en este proceso. No es asunto sólo de refundación, de cambios de dirigencia. Se requiere “leer” lo que está sucediendo. Para el caso de Jalisco, ¿qué significa y por qué los “independientes” recibieron más votos en lo individual que cada partido? Jalisco es un caso paradigmático a escala nacional en este aspecto.

Necesitamos hacernos preguntas sobre lo que está sucediendo. Tener claro el panorama; esperar a que la tolvanera se disipe. Que la intensidad de lo sucedido no sea efímera. Esto aún no termina, apenas es el comienzo.

Twitter: @jrubenalonsog


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.