• Regístrate
Estás leyendo: A la ofensiva sin ingenuidades ni fatalismos
Comparte esta noticia
Viernes , 20.07.2018 / 08:32 Hoy

Entre dos mundos

A la ofensiva sin ingenuidades ni fatalismos

Rosario Marín

Publicidad
Publicidad

Por invitación del Instituto Aspen, dirigido por Juan Ramón de la Fuente, intelectual y ex rector de la UNAM excepcional, bajo su fina moderación participé en el seminario “Relaciones bilaterales México y Estados Unidos”, durante la formidable Feria Internacional de Libro de Guadalajara.

Juan José Bremer, diplomático de talla mundial, reafirmó la trascendencia del diálogo y las negociaciones en el concierto internacional. Arturo Valenzuela, ex funcionario de Obama, recordó que en Estados Unidos hasta cierto punto el Ejecutivo es menos fuerte que el Congreso y los legisladores republicanos respaldan el Tlcan. Jorge Castañeda, ex canciller, presentó una visión pesimista por la futura gestión de Trump.

Ahí, y en otras reuniones, expuse que es momento de que México, a partir de su tradición diplomática eficaz, pase a la ofensiva y plantee al próximo gobierno de Estados Unidos una agenda de temas fundamentales.

Actualizar el TLC con un enfoque de productividad y complementariedad y no de reciprocas reyertas comerciales. Un aliado importantísimo en la negociación y del que no se habla mucho sería Canadá.

Revisar mecanismos de cooperación para el control de la delincuencia trasnacional, en especial por tráfico de drogas —y armas—, con una visión de salud pública, empoderamiento laboral y no criminalización. En ambos lados hay que diferenciar a los delincuentes de aquellos sujetos consumidores o que se ven involucrados en hechos relativos por necesidades de subsistencia y requieren otro tipo de intervenciones, máxime que en Estados Unidos se está generalizando el consumo legal de la mariguana.

Procesar el fenómeno migratorio desde una perspectiva de derechos humanos y desarrollo regional. La economía estadunidense seguirá demandando mano de obra hispana. Para esto tenemos que fomentar, proteger y asistir a las organizaciones de mexicanos en la Unión Americana.

Profundizar la movilidad académica y el intercambio científico y tecnológico entre México, Estados Unidos y Canadá. La fortaleza de la región depende del avance armónico en las capacidades y habilidades de su talento humano para generar conocimientos y bienestar integral.

No hay lugar a autarquías y el mundo seguirá estructurado por bloques de poder político y económico. América del Norte debe seguir siendo uno de ellos y Trump y su equipo lo saben. No soy ingenua, pero tampoco fatalista, pues la vida me ha mostrado que a veces las mejores oportunidades surgen enfrentando los más grandes retos.

rosariomarin978@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.