• Regístrate
Estás leyendo: ¿Adónde vamos?
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 13:47 Hoy

La Semana de Román Revueltas Retes

¿Adónde vamos?

Román Revueltas Retes

Publicidad
Publicidad

Amanecimos, hoy, en otro país. El desencanto de millones de mexicanos —por no hablar de sus resentimientos y declarados enojos— nos ha conducido directamente a la instauración de un régimen que, paradójicamente, podríamos equiparar a los sistemas priistas de antaño. Aquella dictadura perfecta que tan llanamente enunció Mario Vargas Llosa es en estos momentos una suerte de mal sueño revivido por quienes, habiendo conllevado las inclemencias de aquel autoritarismo, nos encontramos de pronto con un modelo de partido único, de culto a la personalidad del Señor Presidente de la República, de total sometimiento a la voluntad de un gran árbitro de las cuestiones nacionales, de rancias retóricas, de rechazo a la modernidad y de tendenciosa glorificación del pasado.

No es una transformación. Es la restauración de un orden antiguo, aunque la gran mayoría de quienes han promovido este cambio no sepan de aquellos usos y costumbres. Los demagogos populistas se sirven siempre de los símbolos consagrados por la historia patria y los elevan a la categoría de un dogma tan irrebatible como incuestionable. ¿Quién pudiere, por sus pistolas, cuestionar la suprema valía de esos personajes que aparecen ahora en el emblema del supremo Gobierno? Son absolutamente intocables, vamos, y, por extensión, la legitimidad de quienes acaban de llegar es también indiscutible.

Los nuevos tiempos están impregnados de viejas representaciones: ahí los tenemos, a los héroes de la patria, elevados, como imágenes omnipresentes en la propaganda oficial, a la categoría de mandato obligatorio en tanto que los simples mortales no podremos nunca traicionar nuestra herencia histórica ni renegar de quienes nos han “dado patria”. El actual mandamás es por lo tanto un continuador, un heredero directo de nuestro glorioso pasado y el primerísimo encargado de proseguir la gesta. La “cuarta transformación” no nos lleva al futuro sino que consagra un pasado mítico hecho de leyendas, de omisiones, de interesadas nostalgias y de rentables reconstrucciones. Nadie va a poder señalar ya los yerros del flamante gobernante sin afrontar las condenas de los severos guardianes del pasado.

Pero, todo esto, ¿para qué? Pues, por lo pronto, para dejar bien asentado el calibre del poder político que ejercerá nuestro nuevo primer mandatario. No es un simple sucesor de Enrique Peña, vamos, sino que carga a hombros 200 años de vida republicana y tiene una misión histórica que va a hermanarlo con nuestros prohombres de siempre. Se ha permitido así, antes de siquiera ejercer el poder efectivo, arroparse de una voluntad popular expresada a través de su propio movimiento partidista —bajo sus términos y condiciones— para, a partir de ahí, comenzar su gran tarea de refundación nacional: ha cancelado de tal forma un formidable proyecto de infraestructura, con un costo altísimo no sólo para la economía de la nación entera sino para las finanzas de su propio Gobierno, y ha validado de la misma manera una decena, o algo así, de propuestas que hubiera debido tener en el tintero —si se trataba realmente de que fueran autorizadas, llegado el momento, por el pueblo bueno— pero que estaban ya determinadas en los hechos, o sea, ya programadas por ser puestas en marcha.

Los signos anunciadores de lo que se viene no son de tal manera nada tranquilizantes. Estaremos sometidos todos a la voluntad de un solo individuo, de un hombre que no parece siquiera consultar a sus colaboradores cercanos y esto, en un clima de enfrentamientos y divisionismos fomentados, precisamente, desde las alturas del poder.

Taibo, el sujeto que va a llevar las riendas de la editorial estatal más prestigiosa del mundo de habla hispana, ha sido particularmente explícito en su visión de las cosas: ha calificado de “traidores” a quienes no comulgan con el nuevo credo transformador. Y, sí, uno pudiere perfectamente atribuirle ese calificativo a los politicastros saqueadores como el mentado Duarte y otros de su calaña. Pero, para empezar, el nuevo líder se ha rodeado de personajes de muy dudosa reputación. Los tales traidores no serían, entonces, los más corruptos ni los más viles ni los más desleales sino simplemente los menos afines.

No estar con Obrador será, muy seguramente, un acto de traición porque, después de todo, el nuevo líder supremo no habla solamente en nombre propio sino que lleva la voz del pueblo, personifica a los próceres de nuestra historia y promete, de paso, un mundo de justicia para los mexicanos más desfavorecidos, los olvidados de siempre. Y, en ese nuevo orden de cosas, las condenas más severas serán para todos esos disidentes, opositores y los contrarios cuya mera existencia es consustancial a la esencia de la democracia liberal. No serán simples antagonistas, gente con ideas diferentes. Serán enemigos. Y, como tales serán tratados. Taibo ya lo avisó, a su manera, con la insolente zafiedad del matón que se sabe dueño del poder. Qué miedo.

revueltas@mac.com



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.