• Regístrate
Estás leyendo: Los alemanes son los brasileños de ahora
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 09:05 Hoy

Interludio

Los alemanes son los brasileños de ahora

Román Revueltas Retes

Publicidad
Publicidad

¿Por qué soy seguidor futbolístico de Alemania? Pues, muy simple: porque el himno nacional que cantan los germanos lo escribió Joseph Haydn. ¿Qué otro pueblo de la tierra puede jactarse de algo así? Naturalmente, aquellos, los del llamado “padre de la sinfonía”, eran otros tiempos —1797— y el hombre escribió la pieza, que recicló posteriormente en el movimiento lento de uno de sus cuartetos de cuerdas, para celebrar el cumpleaños de Francisco II, soberano del Sacro Imperio Romano. La letra actual fue escrita en 1841 por August Heinrich Hoffman von Fallersleben, un poema llamado “El Canto de los Alemanes” del que ahora se canta únicamente la tercera estrofa. En fin, es una melodía hermosa y pausada que no guarda cercanía alguna con esas marchas, entre verdianas (o sea, que parece que las hubiera escrito un Giuseppe Verdi carioca, o porteño, extraviado en los territorios septentrionales de nuestro subcontinente) y tropicales, que
suenan en Sudamérica, muy airosas y de pendencieras consonancias.

Pero, a ver, ese gol de ayer de Mario Götze lo hubiera podido también firmar un creador de altos vuelos, para desgracia de nuestros hermanos argentinos (bueno, la fraternidad no resiste el virus H1N1 porque, como ustedes bien recuerdan, las autoridades argentinas fueron de las primerísimas en cerrarnos las puertas
a los mexicanos para que no fuéramos a contagiar a los australes cuando lo de la pandemia de gripe A, en 2009).

Volviendo a lo del gol fue una obra de arte, consumada encima por un chaval de 22 años (los acaba de cumplir, el 3 de junio), que además hizo justicia a al equipo que mejor jugó en este Mundial. Así de simple.

Aprovechemos la ocasión para reconocer el desempeño de dos equipos, Ghana y Argelia, que le plantaron cara a los mismísimos alemanes. Y, para solazarnos aún más en la hermosa emotividad de este deporte recordando las incontenibles lágrimas de Schweinsteiger. Felicidades, Alemania.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.