• Regístrate
Estás leyendo: La izquierda obstruccionista
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 20:01 Hoy

Interludio

La izquierda obstruccionista

Román Revueltas Retes

Publicidad
Publicidad

¿Tendremos algún día, en este país, a una izquierda moderna que reconozca abiertamente las virtudes del libre mercado al tiempo que promueva los valores de la justicia social? El espíritu progresista de nuestros izquierdistas oficiales sí se manifiesta, por fortuna, en una Ciudad de México donde las leyes conceden igualdad de derechos a las minorías sexuales, entre otras prerrogativas que los representantes populares de la Asamblea Legislativa han otorgado a los ciudadanos. Muy bien, pero en el tema de la economía persiste una visión trasnochada de las cosas en la cual el capitalismo es equiparado a la rapiña y se promueve una doctrina estatista que, además, se asocia a la sempiterna defensa de la “soberanía”. México no sería así otra cosa que un botín para los aviesos inversores del exterior y cualquier apertura comercial, cualquier tratado que hayamos pactado con otros países y cualquier contrato celebrado con corporaciones privadas se vive como una “traición a la patria”. El tremendismo es uno de los recursos más socorridos en el discurso de un PRD que nos avisa siempre de infamias, vilezas, complots y componendas siendo que, cuando le toca gobernar, las cosas no le salen muy diferentes.

El rasgo más pernicioso de la izquierda mexicana, sin embargo, es el amparo que ofrece a esos grupos corporativos y esas organizaciones presuntamente sociales cuyas demandas no representan intereses colectivos sino meros provechos derivados de las políticas clientelares de los partidos. Basta que se aparezca por ahí una asociación de agitadores para que sea de inmediato apadrinada por los supuestos liberales que, entonces, terminan por promover un perjudicial inmovilismo: en un país que no ha alcanzado la igualdad social que merecen sus pobladores, el resentimiento de la gente es la mejor materia prima para el obstruccionismo. Dicho en otras palabras, los partidos de izquierda siempre encontrarán gente para oponerse a todo. Y, por lo que parece, ése es su mejor negocio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.