• Regístrate
Estás leyendo: Tri: se acabaron los experimentos
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 17:21 Hoy

Deporte al portador

Tri: se acabaron los experimentos

Román Revueltas Retes

Publicidad
Publicidad

El suspenso duró poco más de un mes luego de la eliminación del Tri, como siempre, en la segunda vuelta del Mundial del Rusia. Osorio ya se va, según parece. No hubo renovación y él mismo no estuvo tampoco demasiado claro respecto de sus intenciones. Se ha rumorado que pudiere dirigir al equipo de los Estados Unidos aunque el hombre ha manifestado igualmente su interés en trabajar en el Viejo Continente.

Y, pues sí, bajo su mando jugaron espléndidamente contra Alemania, los muchachos de nuestra Suprema Selección Nacional de Patabola. Le propinaron una derrota histórica a los teutones. En México lo celebramos como si hubiéramos ganado la gran final y algunos seguidores enardecidos pronosticaban ya que Estados Unidos (Mexicanos) se llevaría… el campeonato del mundo.

Pero, miren ustedes, Corea del Sur fue todavía mucho más espléndida y mucho más histórica. Le metió también dos goles a ese mismísimo equipo campeón que habíamos vencido en el primer partido, y no recibió ninguna anotación en contra. O sea, señoras y señores, que la hazaña sobrenatural del equipo de Don Juan Carlos terminó siendo perfectamente natural y mundana. Digo, si al conjunto que primeramente vencen los mexicanos por diferencia de un gol lo humillan después unos coreanos con una ventaja de dos tantos, pues entonces aquello que parecía una proeza inmarcesible se vuelve algo mucho menos glorioso, menos soberbio, menos estupendo y menos celestial.

Parece haber un acuerdo universal en que la actual generación de futbolistas mexicanos es particularmente brillante, si no la mejor de todos los tiempos. No lograron hacer historia, sin embargo. Hubieran tenido que vencer a Brasil, desde luego, pero, digo, ¿un Mundial no se trata precisamente de eso, de ganarle al más pintado, de pasar por encima de los equipos grandes, de jugarle al tú por tú a las grandes potencias?

Uno se pregunta, entonces, si el mentado señor Osorio no tuvo algo que ver en el asunto: ese sistema suyo basado en no tener, paradójicamente, una estrategia fija, pudo haber significado un gran desperdicio de talento a final de cuentas. Y, lo de cambiar posiciones todo el tiempo, lo de no repetir alineaciones y lo de no apostar por la repetición de estrategias para convertirlas luego en automatismos de sus jugadores, todo esto tuvo muy seguramente consecuencias negativas para el juego colectivo. Como dijo Ricardo La Volpe tan atinadamente: “Nadie hace algo así en ningún equipo del mundo”.

Esperemos que el próximo director técnico de la Selección sea simplemente un tipo muy capaz y que motive a los futbolistas, no un fabricador de experimentos. Pues eso.

revueltas@mac.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.