• Regístrate
Estás leyendo: ¡Por fin comienza a cosechar Rafael!
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 15:48 Hoy

Deporte al portador

¡Por fin comienza a cosechar Rafael!

Román Revueltas Retes

Publicidad
Publicidad

Todos los equipos recién llegados de la llamada División de Ascenso me despiertan una enorme simpatía. En su momento, el Necaxa que seguimos los aficionados en Aguascalientes (es algo curioso, oigan, porque cuando se aparecen las Chivas, el América y los Pumas por estos pagos resulta que el estadio Victoria se llena de incondicionales de los visitantes y que los de casa no juegan ya de local) anduvo chapoteando en los atascaderos de esta mentada categoría, luego de descender en el Clausura 2009. Tuvo después el mérito de ascender, en el Clausura 2011, pero volvió a caer en el siguiente Apertura debido a las durezas del enredoso sistema de porcentajes con el cual se le dificulta deliberadamente la permanencia a los que acaban de hacer méritos. Esta segunda vez pasaron cinco larguísimos años antes de que volvieran a jugar los Rayos en la primera categoría del futbol profesional mexicano, en 2016. Así de duro lo tienen, los aspirantes, en el sistema de competición diseñado arteramente por los dueños para no compartir el pastel con los otros. O, bueno, hay que decir que sí autorizan que sea un equipo —uno, nada más— el que se cuele luego de jugar dos torneos cortos (tampoco tiene lógica alguna esto, digo, tan sencillo como que las subidas y bajadas ocurran cada seis meses, al concluir cada una de esas respectivas competiciones, pero así son las cosas en nuestro futbol).

Pues, quienes se juegan ahora la permanencia y el excelso privilegio de seguir pisando las canchas bajo los reflectores de la Liga Bancomer MX son los Lobos de la BUAP. Su director técnico, Rafael Puente Del Río, es un tipo que trasmitía ya una muy buena imagen desde sus tiempos de comentarista deportivo, sobre todo en la emisión ‘Futbol Picante’ de ESPN. Le toca, por lo pronto, el incuestionable reconocimiento de haber llevado a sus pupilos a la primera categoría, en 2017, luego de haber sido designado apenas un año antes, en octubre de 2016. Y, miren ustedes, en el actual Clausura, tras cinco derrotas, dos empates y una raquítica victoria (contra el Atlas) en ocho jornadas, los Lobos han dado el campanazo al ganarle ni más ni menos que por cinco goles al Veracruz, su rival directísimo en la lucha por no descender.

A lo mejor esto les sube la moral y, sobre todo, le quita presión a un estratega atrevido, echado para adelante y que, a diferencia de otros técnicos aquejados de ese resultadismo que tanto nos aburre a los aficionados, no se dedica a especular en los partidos.

¡Suerte, Rafael! La mereces.

revueltas@mac.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.