• Regístrate
Estás leyendo: ¿Grandes dudas existenciales en el Tri?
Comparte esta noticia

Deporte al portador

¿Grandes dudas existenciales en el Tri?

Román Revueltas Retes

Publicidad
Publicidad

Acabo de leer un artículo, publicado ni más ni menos que en The New York Times, sobre la incapacidad que tiene nuestro equipo nacional de futbol para traspasar la segunda etapa del Mundial y llegar al famoso quinto partido.

Lo escribe el periodista Raúl Vilchis, desde Arlington, Texas, y viene siendo una suerte de repaso de los fracasos del Tri en las últimas competiciones, reconociendo, con todo, que ha logrado clasificarse para participar en seis citas mundialistas consecutivas.

De entrada, distingue también que el conjunto llevado de la mano por Osorio es el mejor grupo que hemos tenido en décadas enteras: participan futbolistas de las más prestigiosas ligas europeas, medallistas olímpicos y ganadores de títulos mundiales juveniles. No hay dudas sobre la categoría de los muchachos, vamos.

Pero, al mismo tiempo, resalta el factor psicológico y se pregunta si México tendrá la fortaleza mental para validar sus evidentes virtudes futbolísticas y, de paso, acabar con la perturbadora reputación de desplomarse en la segunda vuelta.

Es una gran cuestión, señoras y señores. Y, al mismo tiempo, no podemos realmente saber si se trata de un asunto de mentalidad. Digo, México tiene el nivel que tiene, después de todo. Yo pensaría, en lo personal, que exhibe meramente sus capacidades reales y sanseacabó. ¿Hay alguna razón para pensar que nuestros futbolistas debieran ser superiores a los alemanes, a los franceses, argentinos, italianos y brasileños? ¿No pudiéramos considerarlos como lo que son —a saber, buenos y competitivos— pero no necesariamente los mejores?

Además, este hecho irrefutable: en algún momento de la gran justa mundialista, tarde o temprano, el Tri se topará fatalmente con cualquiera de esos grandes equipos. Y ahí, hagámonos otra pregunta: ¿para nosotros, ganarle, digamos, a Alemania, es parte de una normalidad o representa poco menos que un milagro? Dicho de otra manera, ¿estamos acostumbrados a derrotar a las grandes potencias futbolísticas o, cuando llega a acontecer que vencemos (nunca a Alemania, por cierto, en partidos oficiales), lo celebramos como si significara un suceso inmarcesible, histórico y absolutamente trascendental?

El antedicho artículo habla de la intervención de psicólogos y motivadores en el equipo nacional. Ha tenido lugar con algunos directores técnicos —ahora mismo, el encargado de la tarea es Imanol Ibarrondo— y en otras ocasiones no ha habido nadie para apoyar a los jugadores en este apartado. De una u otra manera —con o sin, dirigidos por La Volpe, por Aguirre o por quien fuere—, los mexicanos han caído en la segunda ronda de los últimos Mundiales. ¿Cambiarán ahora las cosas?

revueltas@mac.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.