• Regístrate
Estás leyendo: Honda: pírrica victoria patronal
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 07:49 Hoy

Columna de Román Munguía Huato

Honda: pírrica victoria patronal

Román Munguía Huato

Publicidad
Publicidad

La transnacional japonesa Honda logró, por el momento, mantener a raya la insurgencia clasista del Sindicato de Trabajadores Unidos de Honda de México [STUHM]. Hace una semana se realizó el recuento por la titularidad del contrato colectivo de trabajo [CCT], cuyos resultados fueron desfavorables al STUHM: mil y un votos para el Sindicato de Empleados y Trabajadores de la Estructura, Armadura Motriz e Industrial [Seteami], frente a 788 del STUHM. El Seteami, sindicato charro de la Confederación de Trabajadores de México [CTM] –sindicato charro por recibir la bendición y cobertura política del Estado–, brinda protección a la patronal; su papel esencial es resguardar al capital y simular la defensa de los trabajadores. La CTM opera como mafia porque vende protección a la patronal controlando férrea y muchas veces reprimiendo violentamente a los trabajadores, pero esta protección venal no se podría ejercer sin el respaldo de las autoridades gubernamentales de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, y las juntas de conciliación y arbitraje, y también de los gobiernos municipales y estatales. El sindicalismo oficial o de Estado es un instrumento de coerción sobre la clase obrera, y en México el proceso de acumulación de capital sería imposible sin la participación de esta fuerza corporativa para maniatar al proletariado urbano, especialmente el industrial, pero también a los trabajadores de las empresas paraestatales.

El triunfo de la patronal se logró por la Santa Alianza entre la empresa, el sindicato "fantasma" cetemista, las autoridades laborales y el gobierno estatal. Todos unidos contra el sindicalismo independiente y democrático. Es ridículo que un gobierno federal, estatal o municipal se jacte de democrático cuando utiliza todas sus armas posibles en contra de los procesos democráticos en general y en este caso sindical. José Luis Solorio, secretario general del STUHM, dijo que impugnarán el recuento ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje tras acreditar una serie de graves anomalías permitidas por los responsables gubernamentales del recuento. Dijo que muchos trabajadores señalaron que hubo amenazas como que, en caso de ganar el sindicato independiente, Honda cerraría su planta en El Salto. Denunció la presencia ilegal de al menos tres decenas de policías antimotines o de la Fuerza Única Jalisco, varios de los cuales estuvieron dentro de la fábrica donde se realizaron las votaciones. Los dirigentes del STUHM demandan una suspensión para revertir el recuento de votos y rehacer el proceso con todas las condiciones legales y respetadas. También denuncian a Alfredo Barba Mariscal dirigente de la CROC-Jalisco, quien intimidó a simpatizantes y agremiados del SUTHM para que no votaran por este sindicato. Semanas antes de la votación la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje no proporcionó un padrón de votantes fiable, estaba inflado, y convocó la elección con un preaviso de sólo unos cuantos días. Permitió que la votación se realizara sin las debidas garantías para un proceso justo y legal, poniendo el STUHM en desventaja considerable. El día de la votación la empresa demoró indebidamente el permiso de acceso de los tres representantes designados del sindicato, haciendo caso omiso de la decisión de la Junta de Conciliación y Arbitraje de permitir que asistieran tres observadores, y permitió que el sindicato venal intimidara a los trabajadores. El despliegue de la policía antimotines dentro de la planta –a petición de la empresa– también ayudó a crear una atmósfera de tensión represiva. A las afueras algunos policías estatales convivían con grupos de choque charril. Otra irregularidad es que los votos no tenían folio y aparecieron "sorpresivamente" decenas de votos de más del padrón alterado por la junta federal. Es muy probable que algunas decenas de trabajadores vendieran su voto a la patronal por un plato de lentejas. En pocas palabras, fue una victoria pírrica para la patronal y sus lacayos mediante un fraude visible y escandaloso, típico del sindicalismo priista. La empresa además contó con el apoyo del abogadillo leguleyo Jaime Hernández Ortiz quien repartió antes un libelo en contra del STUHM y las organizaciones solidarias. Este cretino –del partido Morena– cual mercenario y "esquirol", en un tiempo fungió como asesor legal de este sindicato pero mostró su ineptitud profesional y fue desconocido por dicha organización. Hace suyo el discurso patronal de que la victoria del STUHM significa la "quiebra de Honda". Los trabajadores del STUHM denunciaron en diversas ocasiones sus intentos –cuando era operador perredista– por afiliarlos corporativamente al PRD–Jalisco controlado por Padilla López, cacique universitario y líder de un grupo de poder local.

Entre las organizaciones solidarias afuera de la planta estaban el Sindicato Mexicano de Electricistas, la Nueva Central de Trabajadores, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Caja de Ahorro de Telmex, el Movimiento de Bases Magisteriales, trabajadores de la Red de Transporte de Pasajeros del DF, de General Tire de San Luis Potosí, de Industrias Ocotlán, de Tradoc, del Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, del Sindicato Independiente de Trabajadores de la Universidad Autónoma Metropolitana, estudiantes y profesores democráticos de la Universidad de Guadalajara, representantes de IndustriaAll, de la United Auto Workers, del CEREAL, del CILAS, de la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores, del Partido Comunista de México, del Partido Obrero Socialista, del Movimiento de Trabajadores Socialistas, de la Liga de Unidad Socialista, entre otros.

Es una derrota efímera pero las batallas democráticas seguirán mientras ellos –con su naciente "Insurgencia sindical 788", por su conciencia de clase, su dignidad rebelde– luchen hasta la victoria.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.