• Regístrate
Estás leyendo: De Amor y otras Batallas Obreras
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 12:21 Hoy

Columna de Román Munguía Huato

De Amor y otras Batallas Obreras

Román Munguía Huato

Publicidad
Publicidad

El pasado jueves 3 en esta ciudad se hizo la presentación del libro Huellas de Amor y otras Batallas, de Rosalío Hernández Beltrán. Los comentaristas fueron Jesús Torres Nuño [presidente de la Cooperativa TRADOC, secretario general del entonces Sindicato Nacional Revolucionario de Trabajadores de Euzkadi], Gumersindo Hernández [socio fundador de la Cooperativa Pascual] y Epifanio García [miembro del Comité Ejecutivo del Sindicato de Sandak]. También estuvieron presentes Paulina Rodríguez, del movimiento de despedidos de Lexmark, y Angélica Cerón, del Comité Ejecutivo del Sindicato de Sandak.

Jesús Torres Nuño dijo que “el libro de Rosalío Hernández es un reflejo fiel de una rica etapa política en nuestro país, cuando se acercaba el fin de un régimen caduco y corrupto, que había dominado nuestra nación durante décadas, con su partido único. De ahí que emergieran distintas propuestas políticas, a partir del gran movimiento estudiantil de 1968, abriendo un enorme espacio al surgimiento de nuevas expresiones políticas, de agrupaciones y partidos políticos de izquierda, resultado de una sociedad harta de un régimen opresivo, corrupto y represor… Además de sus capítulos dedicados abiertamente al amor, los siguientes dan cuenta del militante de aquellos años, quien se sumó sin dudarlo a apoyar las luchas obreras, como lo deja claro el cuento dedicado a «Los Patos», una de las luchas emblemáticas de aquellos años, el único triunfo obrero en esa etapa, gracias al sacrificio y entrega de trabajadores quienes lograron en medio de ese viejo régimen romper con las eternas derrotas, logrando un verdadero triunfo, que confirmaba la certeza de luchas como la de los trabajadores de Pascual, quienes cubrieron su cuota de sangre con dos trabajadores asesinados, nada menos que por órdenes directas de su patrón, encabezando el ataque con un grupo de matones y golpeadores: [¡Mátenlos en caliente!] «¡Mátenlos!» Gritaba el patrón, como bien inicia ese capítulo del libro, con una brillante forma narrativa de los hechos sucedidos hace más de 30 años.

Rosalío Hernández también cuenta la realidad actual, dice Torres Nuño, ahí están las batallas sindicales de Sandak y Lexmark, que se asemejan notoriamente; en el primer de los casos se trata de un largo conflicto obrero, que ya está cerca de los 5 años de duración por la reapertura de su fuente de trabajo, cerrada ilegalmente por la transnacional Bata Internacional con sede actualmente en Suiza… Pero la subordinación del gobierno tlaxcalteca ante la transnacional es evidente, pues han sufrido la declaración de inexistencia de su huelga, mediante burdas argucias de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, el encarcelamiento de su secretario general: Gustavo Labastida Andriano, quien lleva seis meses en la cárcel, acusado de un delito que no cometió y a quien se le exigió una fianza de nada menos que 43 millones de pesos, pues la empresa calculó en esa cifra los supuestos daños ocasionados por la resistencia obrera. Es tan tramposo el manejo de este conflicto laboral que una vez declarada la inexistencia de su huelga, los trabajadores/as se presentaron a trabajar antes de las 24 horas marcadas en la Ley, pero como no estuvo presente el representante de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, quien llegó tarde, deliberadamente por supuesto, la empresa impidió el paso con un grupo de golpeadores a los trabajadores. La Junta resolvió que perdieron sus derechos como trabajadores, se rompió la relación laboral «por responsabilidad de los trabajadores». A partir de un amparo, tardío pero crucial, los trabajadores/as podrían recuperar su condición de trabajadores y a través de su sindicato, el único independiente de Tlaxcala, emplazar nuevamente a huelga, para lograr la libertad de su secretario general y la reapertura de su fuente de trabajo.

“Otra batalla obrera: A fines del 2015 surgió un movimiento extraordinario en Ciudad Juárez, Chihuahua, después de 50 años de inmovilidad los trabajadores/as de las numerosas maquiladoras dieron muestra de su hartazgo tras largos años de predominio de las grandes empresas que impusieron el modelo neoliberal en la frontera norte, con salarios de miseria, sobreexplotación y la negación a condiciones de trabajo decentes, siendo hostigadas, principalmente las mujeres, sexualmente, dentro de un clima laboral insoportable. De ahí que no resulta sorprendente la rebelión que emprendieron al unísono trabajadores/as de al menos cinco empresas maquiladoras, con plantones a las afueras de las empresas, exigiendo mejores salarios y condiciones de trabajo. En Lexmark, sus trabajadores iniciaron un paro laboral exigiendo el pago de los 6 pesos diarios de aumento salarial ofrecidos por la empresa, que finalmente no fue concretado. Eso fue el detonante de una lucha justa por conseguir un sindicato independiente para lograr una representación legítima de los propios trabajadores/as, denunciando el papel de los contratos de protección patronal, exigiendo el registro de un sindicato independiente, que ha sido negado por la Junta Local de Conciliación, con argumentos realmente ridículos, como el que los estatutos del nuevo sindicato no especifica qué destino tendrán los bienes del sindicato que apenas está por formarse. Negado el registro sindical, el gobierno de Chihuahua no está dispuesto a reconocer sus derechos de sindicalización. Por ello han emprendido una lucha claramente política, postulando a Toñita, una compañera trabajadora, como candidata independiente a la Presidencia Municipal de Ciudad Juárez, para lograr una mayor difusión de su lucha clasista y exigencias legítimas”.

Huellas de Amor y otras Batallas, lectura recomendable para quienes están en la lucha digna por un país democrático, equitativo y soberano.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.