• Regístrate
Estás leyendo: Pedro Meyer y el Foto Museo Cuatro Caminos
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 22:28 Hoy

Columna de Rogelio Villareal

Pedro Meyer y el Foto Museo Cuatro Caminos

Rogelio Villarreal

Publicidad
Publicidad

A propósito de la inauguración el martes 8 de septiembre del Foto Museo Cuatro Caminos, en los límites del Estado de México y el Distrito Federal, comparto algunos fragmentos de una extensa entrevista con el pionero de la fotografía digital, Pedro Meyer.

Dice el fotógrafo Joan Fontcuberta que hay una gran cantidad de basura en internet, en los medios sociales...

—No necesariamente, pues los gatitos y los perros sí son importantes para alguien, lo mismo que las fotos de fiestas, y eso tiene que ver con cómo se entiende el uso de la fotografía. Hoy todos son fotógrafos, todas las generaciones, millones de personas que comparten imágenes y noticias, todas autorreferenciales, selfies, de sus hijos, mascotas, fiestas, comidas, viajes... pero todo lo que publican le interesa a un círculo de amigos o parientes. Ahora los teléfonos son pequeñas computadoras, y eso es algo que advertí hace 25 años en la revista Luna Córnea, que en el futuro las cámaras serían computadoras y que en esos aparatos convergerían herramientas de video, sonido y muchas más.

"Por eso mismo, lo que hacemos es tratar de aportar algo, así sea mínimo, a la educación, que es un desastre en el país. Para eso partimos de una premisa básica: la fotografía tiene un lugar central en la cultura contemporánea, y por esa razón debemos enseñar a leer imágenes. Cuando Gutenberg imprimió los primeros libros había muy poca gente capaz de leerlos, pero con el tiempo se creó una dinámica por sí sola. Hoy todos somos fotógrafos pero con una cultura visual escasa.

Analfabetismo visual, de ahí el énfasis en la educación...

"Sí. El Foto Museo Cuatro Caminos no será un actor del mundo del mercado del arte, sino del de la educación. Abriremos con un corte de caja de la fotografía mexicana del siglo XXI, una exposición curada por Fernando Montiel Klint y Francisco Mata con lo más relevante de la producción de 300 fotógrafos mexicanos en lo que va del siglo. Además habrá cursos, talleres y reuniones de investigadores y educadores de la fotografía.

"En el museo habrá también un interés especial en la narrativa fotográfica, para los que tengan algo que decir. En esta era de analfabetismo visual enseñaremos que así como con el abecedario unes las letras para formar palabras y palabras para después formar oraciones, de la misma manera se puede hacer con las fotografías y secuencias de dos o más fotografías para formar un discurso, un ensayo.

Tu obra fotográfica analógica —medio millón de negativos— se está digitalizando desde hace unos años y subiendo a pedromeyer.com

—Lo cual representa otro gran problema, debido a los avances tecnológicos. Nunca terminas, cada dos años hay que cambiar todo, los programas, invertir, es como el tejido de Penélope. De ese medio millón de imágenes hay 85% digitalizadas que deben clasificarse con palabras clave, con nombres de lugares y personas, fechas, y eso solamente lo puede hacer una persona. Es un trabajo que estamos replanteando, pues ahora muchas consultas se hacen desde el celular, ahí hay que funcionar y rápido, hay que adaptarnos a esas otras pantallas. La de la tecnología es una carrera diabólica, es como un tren que va tendiendo las líneas al mismo tiempo que corre.

Es una época de vértigo, en la que ya no hay tiempo para ver, leer y escuchar con atención...

—Quizá el mayor problema de la comunicación es que no escuchamos para comprender sino que escuchamos para responder. Eso altera la naturaleza de las conversaciones. Si comparto una foto o un texto da lo mismo, no nos interesa el diálogo sino ganar puntos con el ataque o la ocurrencia. ¿A quién le estamos hablando?


rogelio56@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.