• Regístrate
Estás leyendo: ¿El mejor alcalde del mundo?
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 04:11 Hoy

Columna de Rogelio Villareal

¿El mejor alcalde del mundo?

Rogelio Villarreal

Publicidad
Publicidad

Como Andrés Manuel López Obrador en 2004, Marcelo Ebrard fue votado al “Premio Alcalde del Mundo” en 2010 (“World Mayor Prize”), de acuerdo con la Fundación City Mayors: “[Ebrard] ha defendido los derechos de las mujeres y de las minorías y se ha convertido en un vocero internacionalmente respetado en la promoción de temas ambientales” [www.citymayors.com/worldmayor/world-mayor-2010-results.html]. El boletín respectivo del Gobierno de la Ciudad remataba con optimismo y sin ningún rubor: “Estamos muy orgullosas y orgullosos (sic) de que tengamos este reconocimiento mundial que nos compromete y nos entusiasma a seguir adelante para que la Ciudad de México siga siendo la número uno a nivel global”.

El Proyecto Alcalde del Mundo 2010 se llevó a cabo durante un periodo de dieciocho meses, que empezó en la primavera de 2009. Durante ese año los organizadores invitaron a gente de todo el mundo a enviar nominaciones de alcaldes dignos de figurar entre los más sobresalientes líderes de ciudades de todo el planeta. Más de 118 mil votantes propusieron a un total de 840 candidatos para el World Mayor Prize. Algunas de ellas recibieron miles de nominaciones, en tanto que otras solamente alcanzaron unas cuantas. Los organizadores del World Mayor 2010 únicamente consideraron aquellas nominaciones que venían acompañadas de testimonios. ¿Habrían votado en el mismo sentido los millones de habitantes de esa urbe caótica, insegura, insalubre y desesperante?

Es muy posible que esos electores ignoren cosas como la estructura corporativa en que se sostiene el gobierno de la ciudad, heredada del viejo PRI, o la inacción de la policía ante la violencia de golpeadores de Martín Esparza y el Sindicato Mexicano de Electricistas, o el incremento del narcomenudeo en sus calles durante los gobiernos de “izquierda”. Quizá esos electores desconocían que el 21 de junio de 2008 doscientos agentes de la policía acudieron a la discoteca New’s Divine para detener y extorsionar a 500 adolescentes de clase humilde que se divertían ahí y que quisieron irse ante el “operativo”, pero se encontraron con la puerta bloqueada por la misma policía. El resultado: doce muertos, incluyendo tres uniformados. Decenas de jóvenes fueron arrestados y tratados con desprecio y violencia, como los ha tratado la policía bajo los regímenes del PRI y del PRD desde 1997. ¿Culpables? El dueño y los empleados de la discoteca. Tres años después se anunció su demolición “simbólica” para construir “un centro recreativo y cultural para jóvenes” (El Informador, 27 de marzo de 2011).

Del crimen del New’s Divine, el jefe de Gobierno fue exculpado por el entonces presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Emilio Álvarez Icaza, que será senador a pesar de la estrepitosa derrota de Ricardo Anaya, a quien se unió a media campaña. En junio de 2008 el ex ombudsman repartió “responsabilidad ética” entre el secretario de Seguridad, Joel Ortega, y el procurador de Justicia, Félix Cárdenas, quienes debieron renunciar, salvando la carrera política del hoy mejor alcalde del mundo. ¿Por qué “responsabilidad ética” y no responsabilidad administrativa y penal por violaciones a los derechos humanos fundamentales y a las garantías individuales? Cuando Marcelo Ebrard era jefe de Seguridad Pública en el gobierno de López Obrador, recibió numerosas “recomendaciones” de la CDHDF por violaciones a los derechos humanos, y no se olvide la negligencia criminal en el caso de los linchamientos de policías en Tláhuac, el 23 noviembre de 2004, a donde no envió más policías a rescatarlos aduciendo dificultades por “la orografía” de esa delegación.

Marcelo Ebrard será, posiblemente, secretario de Relaciones Exteriores de la república del amor, aunque su única experiencia en ese sentido es la de cuando huyó graciosamente a París después del escándalo de la línea 12 del metro, que estuvo cerrada dos años por los errores y fallas cometidas durante su construcción. 

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.