• Regístrate
Estás leyendo: Luna Negra
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 06:59 Hoy

Music Club

Luna Negra

Rodrigo Ruy Arias

Publicidad
Publicidad

Va por Usted, Maestra Enriqueta

Lancé mi propuesta para la obtención del Premio Jalisco 2013-2014 en el área de cultura (música) –cobijado por la institucionalidad del Cuerpo Académico que presido-, que recayó en una personalidad excepcional dentro de los universos sonoros en nuestro Estado: Enriqueta Morales de la Mora.

Dije excepcional porque los logros personales de la Maestra Morales se extienden por diferentes caminos. El de la ejecución, de la gestión, de la política –con todo lo que eso implica, concertación, capacidad de diálogo, liderazgo-, de la pedagogía – por los alumnos que dicen que Enriqueta ha sido la mejor maestra de su vida-, la investigación –la maestra publicó en libro significativo y necesario para quienes nos desempeñamos en esta profesión: La Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara (CUAAD, 2010)-, y finalmente por su dureza y energía –lo cual no excluye el gesto cordial, cariñoso-.

Una imagen queda en mi memoria.

Enriqueta presidió durante 9 años el Departamento de Música de la Universidad de Guadalajara. Después de ella, la Edad Media se apropió del Departamento. Luego de muchos muchos años de desamparo, una correcta decisión de nuestras autoridades –Rector de centro, Secretario Académico, Secretario Administrativo-, la volvieron a poner en el camino. A su nombramiento, en el auditorio del Departamento de Música, todos congratulamos. Me di cuenta que Enriqueta era nuestra líder natural.

Siempre abogó para que los músicos recibiéramos un trato justo. Sin más, el que merecemos.

Felicidades Maestra, por seguir en la lucha.

Esta semana me clavé en dos grupos. Ambos clásicos del progresivo. El más antiguo, Emerson Lake & Palmer, me sigue sorprendiendo por su capacidad técnica y su singular inventiva. En ELP, todos los músicos son unos virtuosos. Los teclados de Keith Emerson, la guitarra, el bajo y la voz de Greg Lake, las percusiones de Carl Palmer, no tienen parangón. Me sigo quedando con su material discográfico Brain Salad Surgery (1973), cuarto álbum de la banda, pero una de sus últimas propuestas: Black Moon, de 1992, sorprende gratamente.

Sigo sin conectarme con el grupo Dead Can Dance. Los encuentro lentos, repetitivos. Los escuché por primera vez hace unos 20 años. Un amigo y yo estábamos en un bar y proyectaban videos espaciales ambientados con la música del grupo. En ese momento me impactó. Creo que es la mejor manera de escuchar al grupo, acompañándolo de elementos visuales.

Su mezcla de música antigua y cultura del Oriente Medio –sintetizadas-, no logran cautivarme por su sola dimensión sonora -visión subjetiva-.

Hasta en quince. Espero seguir comunicándome contigo.

Correo electrónico: leverkhun1@outlook.es

Twitter: @AlterRuy

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.