• Regístrate
Estás leyendo: El arte, una puesta en abismo
Comparte esta noticia

Music Club

El arte, una puesta en abismo

Rodrigo Ruy Arias

Publicidad
Publicidad

Julius Algirdas Greimas y H. G. Ruprecht, atribuyen a Mijaíl Bajtín la noción de intertexto, entendiendo como tal, la: “relación de copresencia entre dos o más textos, presencia de un texto en otro: cita, plagio, estereotipo, pastiche, imitación literal”. (BERISTÁIN, 2010, p. 271).

El término, vinculado fundamentalmente a la literatura, puede ser aplicado a cualquier manifestación artística. Así, los conceptos derivados de él: Metatexto, paratexto, hipotexto e hipertexto, architexto, contratexto.

Para el estudioso del fenómeno artístico, la comprensión de estos términos abre interesantes rutas de análisis.

Ejemplifico:

a) Intertexto. Una disciplina artística interfiere en otra. En la película El silencio de los inocentes, de Jonathan Demme, Las variaciones Goldberg de Johann Sebastian Bach exaltan la escena donde Hannibal Lecter consuma un acto de antropofagia. Interesante experimento que vincula lo grotesco con lo sublime.

b) Metatexto. La referencia proviene de una misma disciplina artística. En el Gloria de la Gran Misa en do menor, Wolfgang Amadeus Mozart realiza una cita textual de El Mesías de Haendel.

c) Paratexto. Señal accesoria en torno a la obra. El cartel que invita a asistir al evento.

d) Hipotexto e hipertexto. El hipotexto es el texto de referencia. El hipertexto es el texto (o los textos) que se derivan de él. Marsias de Mario Lavista (hipertexto) se inspira en un texto de la mitología griega (hipotexto).

e) Architexto. El título hace referencia a la propia disciplina artística. Las formas musicales Concierto, sonata, sinfonía, son architextos.

f) Contratexto. “Texto derivado de otro texto anterior al que en algún aspecto cuestiona o pone en crisis”. (Kibédi Varga en BERISTÁIN, p. 270).

Dado que esta teoría se encuentra en cualquier manifestación artística, te invito a participar:

1. Leonardo Da Vinci se inspira en un pasaje bíblico para pintar La Última Cena

( )

2. Dalí se inspira en el cuadro de Da Vinci pero agrega elementos paranoico-críticos.

( )

3. Erik Satie compone Verdaderos preludios blandos (para un perro)

( )

4. La novela de Murakami se llama Tokio blues (Norwegian Wood)

( )

5. En Tokio Blues, Murakami se refiere constantemente a la obra de Johann Sebastian Bach

( )

Hasta en quince con más hipersonidos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.