• Regístrate
Estás leyendo: Puertas abiertas
Comparte esta noticia

Tiempo vivido

Puertas abiertas

Rodolfo Esparza Cárdenas

Publicidad
Publicidad

Calles formó el PNR, como una estrategia para unificar a los generales de poca monta escapados de la purga hecha por él, pero que se sentían con méritos para llegar a la presidencia de la república, haciendo valer sus caudillismos en los territorios donde habían sentado sus reales.

Organizar los amplios sectores de desposeídos que el porfiriato había generado era necesario para iniciar su control político, pero para ser atraídos se inventó el discurso de las reivindicaciones sociales y así se perfilaron los principios, objetivos y estrategias del partido que por obvias razones estaban muy conectados con las auténticas aspiraciones plasmadas en los artículos 3º, 27 y 123.

Pero estos artículos atentaban contra los intereses extranjeros y nacionales protegidos por la política de modernización de Díaz, primera versión de la actual que igualmente había entregado las riquezas del subsuelo y el trabajo barato de los mexicanos a cambio de sus inversiones. Obregón fue el primero en pactar su no ejecución a cambio de su reconocimiento como Presidente de parte de los EEUU.

No obstante que los gobiernos post revolucionarios siguieron discrecionalmente esta tendencia, el PNR y luego PRM mantuvieron en su plataforma de principios y plan de acción, aquellos preceptos reivindicatorios y el presidente debía demostrar pleno conocimiento de ellos y afinidad a sus objetivos y metas; para ello debía garantizar a través de su militancia partidista la autenticidad de sus intenciones y acciones y de su mexicanidad, hasta sospechar de cualquier apellido de origen no mexicano. Así nacieron los candados que poco a poco han adelgazando su capacidad de control y cernidero, permitiendo llegar a la presidencia a abiertos contrarrevolucionarios especialmente después de Salinas de Gortari.

Los documentos básicos del PRI bajo el pretexto de la modernización abandonaron la esencia revolucionaria original, padeciendo una vil derechización, con un discurso falso. Estamos en el momento en que la militancia, es decir el proceso de formación ideológica que ésta aporta, ha dejado de ser candado. De manera que el próximo candidato de mi partido puede ser un extraño a él, por tanto con cualquier ideología que supuestamente es el fundamento de cualquier partido político. Continúa así la muerte de aquel primer PRI.


r_esparzac@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.