• Regístrate
Estás leyendo: Migración y miseria
Comparte esta noticia

Tiempo vivido

Migración y miseria

Rodolfo Esparza Cárdenas

Publicidad
Publicidad

No hay duda que el fenómeno presente de la migración en el mundo tiene como fondo la miseria que los países expulsores de ciudadanos viven en su seno. 

Se ha estudiado que más que falta de empleos, que también es un factor, son los bajos salarios, totalmente insuficientes para soportar mínimos niveles de vida. Centro América es una zona del mundo con mayor atraso en el desarrollo de sus economías, efecto de la intervención política que ejercen los Estados Unidos, a fin de mantener su control y explotación de acuerdo a los viejos objetivos de la política Monroe. 


Juan Orlando Hernández, Salvador Sánchez Cerén y Jimmy Morales Cabrera, presidentes de Honduras, El Salvador y Guatemala, respectivamente, al menos en los medios mexicanos de radio y TV, no han tenido presencia, ni hemos escuchado declaración alguna sobre el éxodo de sus compatriotas, quizá asumiendo que sus mandatos, obtenidos con desaseados procesos, son la causa, y también que pueden estar coludidos con EEUU para generar una bomba sociopolítica al nuevo régimen nuestro, ya que los intereses extranjeros no pudieron actuar para evitar la llegada al poder de López Obrador supuestamente con tendencias izquierdistas y antineoliberales, lo cual explicaría la “espontaneidad” de las nuevas caravanas que brotan como hongos, puesto que así se quitan un peso de encima y quedan bien con el patrón. 


Si esta hipótesis fuera cierta, la tarea por venir es colosal, tendría que buscarse un camino que haga responsables a esos países de hacer cambios a sus regímenes políticos y económicos que ofrezcan oportunidades a sus ciudadanos; -exactamente la misma tarea mexicana- y para ello motivar el concurso de los propios EEUU y otras naciones a través de la ONU, OCED y organismos financieros internacionales bajo nuevas reglas de equidad y justicia, cosa muy complicada porque tendrían que ir contra natura de esas instituciones. 


El riesgo aquí es que el sistema construido desde Salinas hasta Peña Nieto, que ha demostrado estar en contubernio con esos intereses extranjeros y nacionales, empiece a reaccionar para entorpecer los cambios que se han ido expresado poco a poco debieran suceder para lograr la transformación prometida, es decir esta revolución, tendrá sin duda su contrarrevolución como ha sucedido en otros tiempos de nuestra historia.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.