• Regístrate
Estás leyendo: Los errores del perdón
Comparte esta noticia

Tiempo vivido

Los errores del perdón

Rodolfo Esparza Cárdenas

Publicidad
Publicidad

Mañana se cumplirán 157 años de que Inglaterra, España y Francia, enviaran un ultimátum a Benito Juárez para que pagara la deuda que México tenía con capitalistas de estos países; mucha de ella, empréstitos que los conservadores habían solicitado para sostener la guerra que tenían contra los liberales y la cual habían perdido. 


El 9 de mayo de 1861, Juárez tras el triunfo de las armas liberales en el Guerra de Reforma, se dirigió al Congreso para entregar sus poderes extraordinarios, restableciendo el régimen constitucional; dos días después todos los ministros renunciaron e inició una ardua tarea de nombrar su nuevo gabinete, buscando satisfacer a la oposición. 

Había todavía gavillas conservadoras luchando y estando en ese predicamento supo Juárez de la muerte de Ocampo por los enemigos, fue Degollado contra ellos pero también fue aprehendido y muerto; igual pasó con Leandro Valle. 

Pero era el menor de los problemas, lo dramático eran las finanzas públicas, pues durante la guerra se había tenido que dar concesiones a gobernadores y caciques regionales quienes ahora se rehusaban a apoyar las finanzas federales; las aduanas del golfo y el pacífico estaban en déficit y prácticamente solo contaban con los recursos del D.F. 


Muy compleja situación vivía Juárez, resistiendo la presión de los liberales radicales que reprobaban que Juárez perdonara a los conservadores, cuando le exigían castigo fatal para todos, por ello tuvo resistencia cuando planteó la necesidad de suspender el pago de la deuda; tres días discutieron los diputados y ministros; con votación dividida se acordó suspender el pago. 

Juárez tenía muchos frentes: la conformación de su gabinete, la oposición que pedía su renuncia, los liberales reprochándole el perdón a los que ya andaban promoviendo en Europa la llegada de un noble para que gobernara México y ahora la amenaza de la intervención armada para que se pagara la deuda externa. Como sabemos vinieron tiempo aciagos para el país. 


El perdón de Juárez a los conservadores le costó muy caro; casi tan caro como a Madero cuando perdonó a los porfiristas, que igual que los conservadores traicionaron a la Patria por salvo guardar sus intereses. Lección de la historia que hay que contemplar hoy en día; el perdón a la escoria engendra contrarrevolución. Que no se cometa el error.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.