• Regístrate
Estás leyendo: Expulsiones inútiles
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 15:53 Hoy

Tiempo vivido

Expulsiones inútiles

Rodolfo Esparza Cárdenas

Publicidad
Publicidad

El hartazgo de la ciudadanía por la impunidad de funcionarios que malversan los dineros públicos para su beneficio personal ha obligado a la promulgación de la ley anticorrupción, acción que es el origen del enriquecimiento de quienes ostentando cargos con carácter de ejecutivos se las han ingeniado para elaborar formas de justificar gastos en servicios y obras que no se ejecutan o se alteran en los costos. Estas prácticas torpemente ejecutadas son cada vez más difíciles de ocultar o son denunciadas en una nueva y valiente práctica de los ciudadanos haciendo eco en el seno de la sociedad que ahora está atenta a la no simulación de los castigos que esas acciones merecen.


La vieja costumbre de corromper la función pública ha puesto al descubierto la historia de las formas de realizarlo y por tanto se reconoce la falta de voluntad para prevenirlas. Esta prevención debiera iniciar con la propia selección de los individuos que son ungidos en los puestos de elección o para ocupar cargos en los aparatos administrativos; de ahí, la conformación del padrón de proveedores reales y sus relaciones con los funcionarios, también los mecanismos de adjudicación de compras y obras, tendrían que ser estrictamente vigilados durante todo el tiempo que dure la gestión por organismos ciudadanos que estén atentos a que las leyes no sean burladas.


En el tema de la elección primaria desde luego que es responsabilidad de los partidos políticos, pero también respecto a las acciones subsecuentes de las personas cuando estén ejerciendo su cargo; esto implicaría que los partidos no sean instrumentos del presidente y gobernadores sino al contrario. Debería acontecer que éstos sean denunciados a tiempo ante las evidencias y al no ser ejecutores de los principios y programa partidista donde se encierra la ideología y la ética que lo sostiene.


Como la corrupción comienza en el no cumplimiento de esos ideales partidistas y las acciones de gobierno se orientan más por los negocios factibles de realizar, ahora no encuentra la ciudadanía diferencias entre los partidos cuando llegan al poder; y los ungidos ya en el cargo poco les interese a quien deben su posición; igual que ya ricos tampoco les importe si son expulsados. De ahí que estas acciones sean sólo placebos dados sin ninguna consecuencia legal efectiva.


r_esparzac@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.