• Regístrate
Estás leyendo: Centenario de Arreola
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 13:08 Hoy

Tiempo vivido

Centenario de Arreola

Rodolfo Esparza Cárdenas

Publicidad
Publicidad

Este año se cumple el centenario del nacimiento de Juan José Arreola, quien vio la luz primera el 21 de septiembre de 1918, en Zapotlán El Grande Jalisco. Escribió Arreola que le tocó estudiar la primaria en plena guerra cristera por lo que, pariente de curas y monjas, no estudió en escuelas del gobierno; muy pequeño dejó el estudio para trabajar como aprendiz de taller con José María Silva, maestro encuadernador, luego en la imprenta de Chepo Gutiérrez; el amor a los textos, es decir, a los contenidos se lo inculcó Ernesto Aceves, maestro de primaria por quien supo que había poetas en el mundo.


Autodidacta enamorado de la lectura, leyó muy joven a Charles Pierre Baudelaire, Walt Whitman, poetas, ensayistas, periodistas, humanistas uno francés y el otro estadounidense, nacidos casi un siglo antes que él; pero también a Giovanni Papini, florentino (1881-1956); y a Marcel Schwob, judío-francés (1867-1905), a quienes consideraba fundadores de su estilo, así como a por los menos otros cincuenta escritores de renombre a quienes estudio asiduamente.

 

Relataba que desde 1930 había desempeñado más de 30 empleos: vendedor ambulante, periodista, cobrador de banco, impresor, comediante, y panadero, entre otros, hasta que conoció a Louis Jouvet, (1887-1951) actor, escenógrafo y director de teatro francés, cuando visitó México y quien lo invitó a París, donde conoció a otros personajes como Jean-Louis Barrault y Pierre Renoir, reconocidos actores de esa época y quienes le dieron oportunidad de actuar en pequeños papeles en la Comedia Francesa. De regreso a México ingresó al departamento técnico del Fondo de Cultura Económica en donde después de trabajar tres años corrigiendo pruebas de imprenta, traducciones y originales logró apareciera en catálogo de autores al haberle publicado Varia invención (1949), nombre acuñado por Arreola para nombrar a un género literario que buscaba nombre, por la necesidad de darle unidad formal a su propuesta literaria ya que en esa obra hay cuento, biografía, ensayo, entrevista poema en prosa, epístola y diario personal; Arriola iba tomando conciencia de su singularidad literaria, de su sello propio, pero como lo reconocía, era también heredero de una tradición específica de la literatura moderna: el romanticismo, y más atrás quizá de Góngora. 


r_esparzac@yahoo.com.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.