• Regístrate
Estás leyendo: Iniciativa
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 12:33 Hoy

Columna de Roberto Castelán Rueda

Iniciativa

Roberto Castelán Rueda

Publicidad
Publicidad

Si usted es un buen jalisciense y no va en contra de Jalisco, es su deber moral apoyar a la iniciativa privada local para que la cortina de la presa El Zapotillo sea subida hasta 105 metros y se permita inundar a unos folclóricos pueblitos que la están estorbando.

Basta ya de detener el progreso de nuestro estado, permitamos el paso a la modernidad, a los múltiples beneficios que nos traerá la globalización con la venta del agua y apoyemos con todo a nuestra vigorosa iniciativa privada.

Recordemos que son ellos quienes nos dan trabajo, los que nos permiten llevarnos el pan a la boca y a la de nuestras familias. Ellos sólo buscan el bien de nuestro estado, su crecimiento, su incorporación a la economía mundial.

No podemos permitir que intereses mezquinos de unos cuantos inditos, campesinos o sabe dios qué sean, cuyas tierras permanecen ociosas y cuya única diversión es irse a bañar a sus balnearios, impidan la rápida generación de empleos y la instalación de un gran acueducto que transporte el vital líquido hasta el seno de nuestras familias.

Habrá quien le salga con historias de que el equilibrio ecológico de la zona de los Altos Norte es muy frágil y que las desinteresadas acciones de la iniciativa privada, siempre respaldada por un gobierno que se preocupa por nuestra felicidad, pondrán en grave riesgo ecológico a esa región.

Le dirán también que la elevación de la cortina no solo inundará a esos pueblitos ¿cómo se llaman?, sino que crecerá la desertificación y desaparecerá parte de la flora y la fauna endémica.

Y tal vez sea cierto, tal vez no, son especulaciones de pesimistas que todo ven en negativo, son enemigos del Estado empeñados en ver el puntito negro en la hoja blanca de la modernidad.

Pero piense en los beneficios. Los daños son mínimos comparados con la felicidad que recibirán los habitantes de grandes ciudades como Guadalajara y León. Imagine las oportunidades de negocios, el rápido crecimiento del empleo, y todas las cosas que se podrán hacer con una iniciativa privada llena de proyectos a desarrollar.

Usted no se preocupe si esta posibilidad de negocios que representa la presa vaya a durar cuando mucho 25 años. Recuerde que los beneficios le llegan a quienes se arriesgan.

Apoyemos a los nuestros empresarios. Camine de la mano de la modernidad, la civilización y el progreso.

Y no se preocupe, si el desierto avanza y los mantos freáticos se secan, eso ya no es asunto suyo.

roberto.castelan.rueda@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.