• Regístrate
Estás leyendo: El contenido religioso del voto
Comparte esta noticia
Martes , 18.09.2018 / 22:31 Hoy

Perdón, pero...

El contenido religioso del voto

Roberto Blancarte

Publicidad
Publicidad

El voto religioso no existe como tal. En México, ni siquiera el PES, muy ligado a bases evangélicas, se presenta como una opción confesional. Sus dirigentes afirman, tanto por instinto de sobrevivencia como por razones legales, la importancia y necesidad de un Estado laico. Pero eso no quiere decir que muchos de sus miembros y candidatos no destilen posiciones muy conservadoras, provenientes de visiones religiosas fundamentalistas. Sin embargo, como es muy difícil separar lo religioso de lo cultural, cabe la pregunta de si ese partido expresa dichas posturas conservadoras porque representa a la parte conservadora del evangelismo o si la parte religiosa no es más que una identidad que recubre el conservadurismo de buena parte de las masas, sean éstas católicas, evangélicas o de cualquier otra religión. En ese caso, ese tipo de religión evangélica no sería más que la articulación bajo un proyecto político que expresa formas conservadoras de por sí existentes en nuestra sociedad. Es solo una forma de articularlas, porque en el propio mundo evangélico hay otras expresiones más liberales y progresistas. De hecho, en su esencia, el protestantismo está en el origen del mundo moderno, cuyo origen algunos establecen hace 500 años, cuando Lutero clavó sus 95 tesis en la puerta de la Iglesia del palacio de Wittenberg. La pregunta que muchos especialistas del protestantismo en América Latina se hacen entonces es ¿por qué los evangélicos, en su gran mayoría, se volvieron conservadores y abandonaron así el espíritu liberal, librepensador y libertario del luteranismo? La respuesta de algunos es: porque en realidad las conversiones evangélicas son superficiales y en el fondo sigue presente el catolicismo conservador de los fieles. Mientras tanto, sin embargo, los católicos se han vuelto menos conservadores, por lo menos aquellos que están inmersos en los modernos procesos de secularización, donde lo religioso es ya solo un ámbito de actividad, separado de la política, la economía y la cultura. Así que cuando vemos a ciertos candidatos, por ejemplo, en el Edomex, defender ciertos valores y estar contra el aborto, en realidad, más que a una identificación con una postura religiosa, están apelando a los valores más pedestres y retrógrados de las masas incultas e intolerantes; evangélicas o católicas. Es buscar el voto de la intolerancia, bajo un supuesto manto religioso.

roberto.blancarte@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.