• Regístrate
Estás leyendo: Acabar con lo existente
Comparte esta noticia
Lunes , 12.11.2018 / 19:40 Hoy

Perdón, pero...

Acabar con lo existente

Roberto Blancarte

Publicidad
Publicidad

¿Por qué la gente se inclina ante personajes normalmente impresentables como Donald Trump o Jair Bolsonaro; racistas, homófobos, misóginos declarados? ¿Qué hace que, a pesar de ser como son, más de alguna mujer, gente de color y de todo el espectro político termine por apoyarlos? ¿Qué hay en el aire de nuestra época que empuja a las masas que hasta hace poco elogiaban a Obama o a Lula da Silva, a dar giros de 180 grados y apoyar políticamente a populistas autoritarios? Respuestas ya se han dado, por supuesto, aunque cada semana los acontecimientos mundiales nos siguen sorprendiendo, pues no pasa una sin que surja un Bolsonaro, un Kavanaugh, un Bronco, o un nuevo partido o movimiento que enfrente (real o supuestamente) al establishment. Y son dos las características de estos nuevos perfiles políticos: el rechazo total a lo existente y las recetas simplistas: metamos a la cárcel a los comunistas y eliminemos a los judíos, como proponía Hitler, cortémosle la mano a los ladrones, como dice El Bronco, construyamos un muro, como dice Trump, pongamos a generales en la administración política, como sugiere Bolsonaro. Agregue las que usted quiera. Esas recetas, tan peligrosas como simplistas, funcionan muy bien en una democracia debilitada, como la nuestra, la que en principio compartimos en todo el mundo occidental. Y lo hacen, porque la mayoría de la gente quiere repuestas simples y tajantes a una vida crecientemente compleja e incierta. “¡Que se vayan todos!”, decían en Argentina a principios de este siglo. Y al final, ni se fueron todos, ni cambió gran cosa. Y a las pocas transformaciones, luego se les dio marcha atrás.

A estas alturas (y más en México por obvias razones, pero también en otras partes del mundo), la mayoría de la gente quiere primordialmente una cosa: seguridad (física, económica, laboral). Luego vienen las libertades. No es que no se valoren; es que se asumen muchas veces como dadas, o se consideran secundarias y eventualmente recuperables. Pero no siempre es así. Pensemos en Cuba, o en Irán. La libertad o los derechos humanos, en cualquier caso, no son valores que están moviendo a las masas actualmente: son ideales más simples y concretos. Por eso, los políticos que están teniendo éxito son los que basan sus propuestas en salidas fáciles y en puntadas u ocurrencias, que mediáticamente bien colocadas, están posicionándolos como los líderes del momento.

roberto.blancarte@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.