• Regístrate
Estás leyendo: ¿Qué se le cuestiona al POTmet? (Primera parte)
Comparte esta noticia
Domingo , 21.10.2018 / 12:39 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

¿Qué se le cuestiona al POTmet? (Primera parte)

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

Más nos tardamos en celebrar la voluntad política que posibilitó la aprobación del Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano (POTmet), del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG), que levantarse algunas voces críticas en torno al nobel instrumento de planeación (MILENIO JALISCO, 29 de junio).

Como toda obra humana, no dudo que el POTmet puede resultar un instrumento de planeación bastante perfectible; sin embargo, al menos a la luz de la información periodística disponible me parece importante hacer algunas precisiones sobre lo que se le cuestiona.

Por un lado, está el asunto de los alcances respecto a su contenido. Al respecto, vale la pena advertir que, de conformidad con el artículo 102, fracción II, del Código Urbano, los “Planes de Ordenamiento Territorial Metropolitano que se aplicarán en las áreas metropolitanas correspondientes, -como lo es el POTmet para el AMG- contemplarán la estrategia de implementación de la política de ordenamiento territorial” en la que se deberá definir al menos, “la zonificación primaria y la estructura urbana de las áreas metropolitanas, que servirá de referencia obligada para la elaboración de los planes básicos de desarrollo urbano, y se hará la determinación básica de espacios dedicados a la conservación, mejoramiento y crecimiento, así como de la preservación y equilibrio ecológico del centro de población metropolitano y de infraestructura, equipamiento y servicios urbanos que procurarán adoptarse en los programas municipales y planes básicos de desarrollo urbano.”

A la luz de las versiones periodísticas, se le achaca al POTmet, un instrumento catalogado como “plan de referencia” en el marco del Sistema Estatal de Planeación para el Desarrollo Urbano (Cfr. Artículo 78 del Código Urbano), la ausencia de contenidos que más bien parecen corresponder a previsiones propias del ámbito medioambiental, contenidas en los programas de ordenamiento ecológico-territorial previstos por la Ley Estatal de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.

Si lo que se le cuestiona al POTmet es más bien de orden procesal, al no contemplar las observaciones emitidas por la autoridad estatal en orden de la obligada armonización con el Programa estatal de Ordenamiento Ecológico Territorial, entonces me parece que el asunto puede y debe ser subsanado a la brevedad por el Instituto Metropolitano de Planeación y sancionado por la Junta de Coordinación Metropolitana, dando cuenta de ello a los respectivos ayuntamientos, a quienes finalmente les corresponde aprobar las modificaciones a las que haya lugar. Visto así, el desafío será armonizar las exigencias procesales y técnicas con los tiempos políticos.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.