• Regístrate
Estás leyendo: Política y religión en México
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 00:20 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

Política y religión en México

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

Como era de esperarse, la visita del Papa Francisco a México estuvo plagada de sucesos, anécdotas, mensajes, reacciones que tuvieron y tendrán una incidencia política en no pocos asuntos públicos del país y sólo será cuestión de tiempo para constatarlo.

Para dimensionar los alcances de la visita papal resulta fundamental comprender la condición de interdependencia que históricamente ha prevalecido entre las esferas del poder político y religioso en México. Esta condición de interdependencia se ha caracterizado por una relación harto difícil que transitó lo mismo por momentos de confrontación directa y violenta, que por tiempos en los que se pretendió una separación entre ambas alentada por la indiferencia recíproca, hasta haber alcanzado un reconocimiento formal que abrió otro tiempo marcado por la respetuosa cohabitación.

Si fuera posible definir con una palabra el sentido político que marcaron los diversos mensajes ofrecidos por su Santidad durante su visita, esta palabra estaría muy cercana a la invitación a salir al encuentro del otro. Para la histórica condición de interdependencia entre política y religión en México, esta idea clave supondría que nuestros líderes políticos y religiosos abandonaran la comodidad del estatus quo que alentó la respetuosa cohabitación para abrirse y disponerse a salir al encuentro con el otro, particularmente cuando ese otro lo es el más débil y marginado de la sociedad mexicana.

Por supuesto que esta invitación papal a la abierta y franca colaboración entre las esferas del poder político y religioso, no puede tener otro propósito ni otra finalidad superior que la establecida por el propio Jesús antes de su partida, y que en sus propias palabras fueron trabajar desde esta tierra en la construcción del reino de Dios. En un lenguaje más mundano y actual, lo anterior quiere decir trabajar en favor de erradicar cualquier injusticia que oprima a las personas y su derecho a vivir con dignidad.

En la práctica, la exhortación papal a la sociedad mexicana supone reflexionar sobre el camino que nos condujo tanto a los más burdos actos de corrupción en el ejercicio político como a la actitud acomodaticia y de simulación entre los responsables de las funciones eclesiásticas, para avanzar hacia un ejercicio político y una función eclesiástica de nuevo cuño, que se comprometa lo mismo con la erradicación de la violencia al interior de las familias y la eliminación de las relaciones de explotación imperantes en el mundo del trabajo, que la reivindicación de los valores de los pueblos indígenas y la denuncia de cualquier injusticia históricamente perpetrada en contra de los más débiles y marginados del país.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.