• Regístrate
Estás leyendo: Los imperativos detrás del PotMet
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 03:17 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

Los imperativos detrás del PotMet

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

Agradecido con los diversos organismos cívicos convocantes al análisis colectivo del Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano (PotMet), celebrado el día de ayer por la tarde en la Escuela Superior de Arquitectura, hoy decidí compartirles a mis probables lectores una síntesis sobre mis reflexiones personales.

En virtud de mi formación profesional y académica, evidentemente mi contribución al análisis colectivo no podía hacer otra que responder a las preguntas que guiaron al ejercicio desde la perspectiva de política pública, y para ello estime pertinente centrarme en la definición de la “política de implementación” siguiendo a Martin Rein y Francine Rabinovitz, para quienes en el espacio entre la intención y la acción pública existen al menos tres imperativos potencialmente conflictivos: “el imperativo legal de cumplir con la exigencia legislativa, el imperativo racional burocrático de realizar lo que sea defendible en términos racionales y el imperativo consensual de facilitar el acuerdo entre las partes contendientes interesadas en el resultado y con posibilidades de influencia” (Cfr. Aguilar, 1996:149).

A partir de este marco de análisis, sostuve que el ordenamiento del territorio a escala metropolitana no es precisamente una materia sobre la cual se haya tenido claridad durante los últimos años y mucho menos un consenso evidente sobre lo que habría que hacerse a futuro, además de que las condiciones que posibilitaron la creación del actual régimen de coordinación metropolitana en el Área Metropolitana de Guadalajara no fueron las mejores; por lo que resulta ilusorio esperar que el PotMet atienda de manera estricta los imperativos derivados del marco normativo. Quienes así piensan y cuestionan tal imprecisión normativa revelan más necedad que una pretendida erudición.

Algo similar ocurre con quienes señalan que los contenidos del PotMet carecen de sentido práctico y utilidad para el desarrollo racional, toda vez que, como lo señala el propio documento: sus determinaciones acaso servirán de referencia a las autoridades municipales y “crean el universo en el que se inscriben los planes municipales de desarrollo, los de centro de población y sus planes parciales” (PotMet, 2016).

Por todo ello está claro que el imperativo consensual resulta la gran apuesta estratégica detrás del PotMet, como lo evidenció recientemente la posición del presidente municipal de Tlajomulco frente a la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda acerca de la nueva política de vivienda impulsada en ese municipio (MILENIO JALISCO, 8 de agosto), y es ahí donde toda la sociedad civil organizada deberá enfocar su mirada.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.