• Regístrate
Estás leyendo: Lo que pasa en Jalisco
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 02:26 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

Lo que pasa en Jalisco

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

Definitivamente por la manera en que comenzó y concluyó la semana que recién terminó, podemos advertir que algo muy grave está sucediendo en Jalisco con nuestros políticos profesionales que tal parece que no han terminado de entender la magnitud de los desafíos que la entidad tiene por delante, con los consecuentes resultados limitados que alimentan el escepticismo y el hartazgo de la sociedad jalisciense.

La semana comenzó con un Informe desde la Sociedad Civil, un interesante ejercicio de diálogo organizado por el colectivo Tómala con la participación de representantes de trece organizaciones de la sociedad civil organizada. Realmente poco importó que el diálogo social se ocupara de ámbitos tan diversos de la vida pública como lo fueron la violencia de género, la realidad urbana o el transporte público, pasando por diversas violaciones a la libertad de expresión, la transparencia de los gobiernos municipales, la calidad de vida, los derechos humanos o el desempeño legislativo; lo cierto es que un fino hilo se entretejió conforme avanzaban las diversas intervenciones y que lamentablemente dejó en claro el enorme desperdicio y la escasa incidencia política que están teniendo estos organismos sociales motivada por la escasa permeabilidad del régimen político en la entidad.

La gobernanza que resultaría deseable en muchos de los ámbitos de política pública que fueron abordados durante el Informe desde la Sociedad Civil, definitivamente no se espera ni mucho menos es deseable en el ámbito estratégico de la seguridad pública e interior del estado; sin embargo, por los ampliamente conocidos hechos violentos con los que concluyó la semana, es por demás evidente el enorme poder de incidencia política que están teniendo los grupos de la llamada delincuencia organizada que están operando en la entidad y que propiciaron, entre otros efectos negativos, la cancelación de las actividades de proselitismo político en el contexto del proceso electoral que vive Jalisco.

Si alguna lección para las autoridades locales puede extraerse de los acontecimientos ocurridos la semana pasada, esta lección apuntaría en la dirección de profundizar y ampliar los márgenes de diálogo, colaboración y coproducción de información entre la sociedad organizada y el gobierno como vía para ensanchar su capacidad directiva en los más diversos ámbitos de la vida pública, incluso en el de la seguridad pública donde está más que visto que el modelo de seguridad basado en la coordinación central de cuerpos policiacos está más que rebasado por los grupos delictivos. Para hacer frente a la delincuencia organizada, la apuesta en definitiva debe abonar por una sociedad organizada.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.