• Regístrate
Estás leyendo: Lo que ofrecí a los jaliscienses
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 01:57 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

Lo que ofrecí a los jaliscienses

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

Como lo anuncié la semana pasada en este mismo espacio, el viernes pasado comparecí ante la Comisión Especial del Sistema Estatal Anticorrupción del Congreso de Jalisco y el correspondiente Comité de Gobernanza, por lo que ahora les comparto un extracto de las palabras que pronuncié con tal ocasión.

Lo que ofrecí a las y los jaliscienses, por conducto de sus representantes populares, fue mi experiencia de vida, forjada y empeñada en valores morales. Esto es, una ética personal y profesional orientada al servicio público.

Se trata de una ética inculcada desde el seno familiar, gracias a mis padres, Consuelo de la Mora Gómez y Roberto Rigoberto Arias Lozano, zapopanos de toda la vida, quienes calaron hondo en mi corazón y mi consciencia, una profunda fe en el amor y el invaluable valor que supone la palabra empeñada.

Fue quizás la tolerancia y el respeto a la opinión del otro, de los primeros valores que he logrado aquilatar desde el seno familiar, mismos que llevé conmigo cuando debí enfrentar otras experiencias de vida. Fueron estos valores los que me permitieron tener claridad, desde temprana edad, sobre mi vocación por el servicio público y mi interés por la política.

Todas y cada una de las oportunidades de estudio, trabajo y desarrollo profesional por los que opté, me han permitido enriquecer y ensanchar mi entendimiento y experiencia de vida sobre esta vocación por el servicio público: lo mismo desde los cargos públicos que he llegado a ocupar en los tres órdenes de gobierno, hasta mi incursión como consultor independiente, pasando por esa vocación tardía que fui descubriendo a lo largo de mis más de veinte años como docente.

Cada etapa de vida ha venido acompañada de sus satisfacciones como de sus aprendizajes, ciertamente unos más dolorosos que otros, a través de los cuales han sido forjadas mis actitudes, capacidades y habilidades que me conforman como el ser humano, el padre de familia, el profesional y el ciudadano en el que me he convertido hoy en día.

Quizás la más importante lección acerca de mi vocación de vida, radique en que todo, absolutamente todo, lo que puede llegar a estimarse de valor en mi persona, carece de sentido y pierde su valor, si no se dispone en relación y al servicio de los demás.

Por todas estas razones, les expresé a las y los diputados, mi decisión de lo que puedo y quiero ofrecerle a las y los ciudadanos de Jalisco: poner a su servicio todas mis actitudes personales y habilidades profesionales, para hacer lo que siempre me empeñado: escuchar, tolerar, dialogar, argumentar y buscar el acuerdo y el entendimiento para hacer posible el trabajo libre, colaborativo y abierto al escrutinio público.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.