• Regístrate
Estás leyendo: Entre la legalidad y la política metropolitana
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 01:44 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

Entre la legalidad y la política metropolitana

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

Los últimos días han sido particularmente ilustrativos de las diversas aristas de una política metropolitana que no termina de darle la vuelta a las añejas tensiones que han configurado al fenómeno metropolitano de Guadalajara.

Tan sólo la semana pasada en el ámbito de la planeación metropolitana parece haberse transitado de una molestia que, a decir de algunos representantes de los empresarios inmobiliarios, es motivada por la incertidumbre jurídica prevaleciente en virtud tanto de la controversia constitucional promovida en contra de las más recientes reformas al Código Urbano como por la situación jurídica indefinida que pesa sobre algunos planes parciales de los principales municipios de la metrópoli, que han terminado por postergar importantes decisiones de inversión particularmente en las zonas intraurbanas (MILENIO JALISCO, 22 de febrero), a la presentación formal de los primeros instrumentos de planeación metropolitana: el Programa de Desarrollo Metropolitano y el Plan de Ordenamiento Ecológico Territorial Metropolitano (MILENIO JALISCO, 27 de febrero), cuyo contenido y alcances aún no se conocen.

Estas añejas tensiones entre legalidad y política sin embargo, pasaron a un segundo plano frente al relanzamiento de una conocida fórmula de financiamiento compartido por el gobierno del Estado y los ayuntamientos metropolitanos para favorecer el desarrollo de la infraestructura de movilidad sustentable que ya se viene construyendo en la metrópoli (MILENIO JALISCO, 27 de febrero), y la urgencia de poner en marcha el modelo de policía metropolitana suscitada por la sorpresiva ejecución de tres policías y la posterior renuncia de mandos policiacos del municipio de Tlaquepaque (MILENIO JALISCO, 25 y 26 de febrero).

Más allá de las urgencias coyunturales suscitadas por los muy lamentables acontecimientos conocidos y las intenciones anunciadas para el futuro próximo, aún está por verse la manera en que las autoridades locales habrán de resolver los dilemas metropolitanos derivados de aquellas añejas tensiones entre legalidad y política que han configurado la planeación de la metrópoli.

Lo que hemos conocido hasta ahora sobre el asunto de la preservación del territorio que ocupa hoy en día el Bosque de Los Colomos, apenas es una probadita del mayor talón de Aquiles de la política metropolitana: la preservación del interés público en el uso y aprovechamiento del suelo debe dejar de ser percibido y gestionado como graciosa concesión de las autoridades para transitar hacia mecanismos que favorezcan un amplio involucramiento e incidencia política por parte de la ciudadanía y sus diversas instancias de representación.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.