• Regístrate
Estás leyendo: El PotMet en lenguaje más cristiano
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 13:14 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

El PotMet en lenguaje más cristiano

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

Profundamente agradecido con los lectores que me compartieron sus apreciaciones sobre el tema que abordé en este espacio la semana pasada y ante la imposibilidad de responderles a todos y cada uno de ellos, finalmente decidí centrar mi atención en una breve retroalimentación que recibí a través de un mensaje de Whatsapp que me cimbró profundamente de una asidua lectura que no es mi mamá, quien tiene muy bien asumida su brecha digital y simplemente se resiste a ejercer una ciudadanía digital más activa en redes sociales. Mi amiga y ahora lectora me dirigió este breve mensaje: “leí con detenimiento e interés tu artículo pero yo requiero que me lo traduzcas para entender (…) pues intento entender pero no está sencillo para mí.” Así que con humildad me despojaré de ese lenguaje que suelo emplear en mis colaboraciones para decirle a mi amiga, en un lenguaje más cristiano, que lo que intenté decir la semana pasada fue lo siguiente:

El ejercicio de análisis colectivo sobre el Plan de Ordenamiento Territorial Metropolitano (POTmet), un instrumento de planeación que está previsto en el Código Urbano del Estado de Jalisco y que fue recientemente aprobado por los nueve ayuntamientos que integran el Área Metropolitana de Guadalajara, nos permitió a una veintena de amigos y colegas dar nuestro punto de vista sobre la calidad del POTmet.

Mi posición sobre el POTmet es a favor de acogerlo esencialmente como un nuevo lenguaje que nos están ofreciendo las autoridades municipales, para comunicarnos sus intenciones sobre una complicada materia de entender como lo es el ordenamiento territorial. El que finalmente se hayan puesto de acuerdo los políticos profesionales de los nueve ayuntamientos y el gobierno del estado no es una noticia menor. Ciertamente, algunos colegas lo han criticado por sus evidentes deficiencias tanto de interpretación jurídica como de racionalidad administrativa y utilidad práctica para la toma de decisiones, pero sin desestimar estas críticas, mi respuesta es que realmente tales deficiencias son menores, toda vez que lo que garantizará que esas intenciones se conviertan en acciones y finalmente en resultados, no debe buscarse en el POTmet ni en el resto de los instrumentos de planeación que aún no han sido aprobados, sino en la capacidad que muestren los ciudadanos para apropiarse de ese lenguaje para exigirles, empleando sus propias palabras, los resultados prometidos.

Por fortuna esto ya viene sucediendo. Ahí están el diálogo entre Canadevi y gobierno de Tlajomulco sobre la nueva política de vivienda, la defensa cívica del Bosque del Nixticuil en Zapopan o la manifestación social en contra de Iconia en Guadalajara.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.