• Regístrate
Estás leyendo: …El camino al infierno
Comparte esta noticia
Viernes , 17.08.2018 / 13:19 Hoy

Columna de Roberto Arias de la Mora

…El camino al infierno

Roberto Arias de la Mora

Publicidad
Publicidad

La semana pasada destacaba en este espacio un buen ejemplo de lo que debe entenderse por una acción directiva del gobierno; sin embargo, poco me duró el gusto al tener que ocuparme de otro muy buen ejemplo precisamente de lo contrario: la incapacidad directiva del gobierno.

Un dicho muy conocido dice que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno. Tal fue el caso que activó y movilizó a los ciudadanos de la colonia Altamira, en el municipio de Zapopan, ante la inminente apertura de una Escuela de Natación sin gozar aún de los permisos municipales correspondientes. La historia comienza con las buenas intenciones de dos mujeres emprendedoras que decidieron unirse para promover, según el escrito enviado a la Asociación de Colonos: “un Centro de Estimulación Temprana en alberca para niños de 0 meses a 4 años de edad. Es un giro muy noble en el cual únicamente habrá 3 maestras y por ende tres alumnos por clase. Las clases son particulares (no existirán clases grupales).” Su carta fue acompañada de un Pre dictamen de uso de suelo de fecha 30 de mayo del año 2017 otorgado por Licencias Municipales en el que se establece que es procedente para el referido giro, cuyo impacto está catalogado bajo el ambiguo concepto de “equipamiento vecinal”, así como el recibo de pago de la cuota de mantenimiento de la colonia por todo el año 2018. Pese a la respuesta negativa de la Asociación de Colonos, la nobleza de esta comunicación bien pronto giró hacia su verdadero rostro, mostrando el cobre mediante un anuncio en redes sociales de la eventual apertura de la Escuela de Natación, con la promoción de un atractivo descuento e inscripción gratis para los primeros 50 niños. Por lo pronto, las obras de remodelación del local ubicado en Griegos N° 1280 fueron clausuradas por la autoridad municipal.

La historia aún no termina. Por ahora solo cabe imaginar el infierno que estarán pasando los inversionistas del giro de marras, al decidir continuar con las remodelaciones del local, no obstante la evidente incapacidad del gobierno municipal para hacer lo mínimo que es esperable y que es controlar a su propio personal responsable de hacer cumplir las normas urbanísticas vigentes. El caso bien amerita una acción correctiva por parte de las autoridad municipal, con el fin de sacar a la luz los intereses involucrados en lo que presuntamente puede llegar a configurarse como un acto de corrupción, como muchos otros en los que la responsabilidad administrativa ha quedado en el olvido; del mismo modo en que ahora hago público mi único interés sobre este asunto particular, y que no es otro que el agradecimiento hacia la comunidad que me acogió como vecino.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Académico de El Colegio de Jalisco

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.