• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 04:36 Hoy

Artículo mortis

"Semper Fidelis"

Roberta Garza

Publicidad
Publicidad

Exactamente 60 años antes de morir, Fidel Castro se embarcaba en el Granma. Exiliado en México tras dos años de cárcel, luego de fallar en su intento de tomar el cuartel Moncada, el Granma llevó al revolucionario, a sus 82 camaradas y una generosa dotación de armas de regreso a Cuba, a la guerrilla desde Sierra Maestra y hasta la victoria, siempre: tres años le bastaron a Fidel para derrocar a Batista y tomar La Habana.

El problema fue que, una vez tomada, nunca más la volvió a soltar; hace ocho años, ante las mermas de la edad y de la enfermedad, le cedió el mando a su hermano Raúl, pero no el supremo liderato del mito fundacional patrio sostenido en un culto férreo a su personalidad y en erguirle el dedo a Washington. Para lo último encontró inmejorable ayuda en la estulta política exterior gringa que, antes del embargo, procedió a regatearle las ayudas que la hoy también difunta URSS, astutamente, aceptó surtirle a manos llenas, al menos hasta su desmoronamiento. Cuando Raúl se reunió con Obama para iniciar la actual détente, Fidel apuntó: “No necesitamos que el imperio nos regale nada”. Al imperio yanqui, se refería, porque al soviético le aceptó de todo y sin medida, incluyendo el modelo estalinista de represión, autocracia y censura: “Dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada”.

Pocos niegan la importancia de Castro en la historia hemisférica contemporánea, pero muchos escatiman las grandes oscuridades de su feroz dictadura. Lo asombroso es que suelen ser los mismos que, en países donde hay prensa, internet y elecciones, llevan camisetas del Che mientras exigen justicia, derechos humanos, igualdad y democracia, sueños guajiros todos para quienes tienen la dicha de vivir en ese paraíso tropical que, en lugar de libertad, le da a su pueblo educación, salud y helados baratos, aunque en el Coppelia haya fila doble: la rápida para el turismo y la otra para el pueblo, o una para quienes pagan en cochinas monedas capitalistas y otra para quienes lo hacen en gloriosos pesos cubanos.

Twitter: @robertayque

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.