• Regístrate
Estás leyendo: Mil 475 niños perdidos
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 18:17 Hoy

Artículo mortis

Mil 475 niños perdidos

Roberta Garza

Publicidad
Publicidad

La Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR) no sabe dónde están cerca de mil 500 niños migrantes, de una muestra de 7 mil, que entraron solos a Estados Unidos buscando asilo de la violencia y la ilegalidad en sus países. Eso suena peor de lo que es: bajo esta presidencia, la ORR, antes independiente, fue ordenada a informar a migración de sus custodios, facilitando su posible deportación. La realidad es que esos niños son asignados a parientes cercanos o a patrocinadores designados por los padres en espera de su juicio migratorio; si, al querer darles seguimiento, no pueden ser localizados —muchas veces porque, comprensiblemente, no quieren serlo—, se les anota como “perdidos”.

Si bien la noticia es alarmista y el titular exagerado, ha servido para llamar la atención al verdadero horror en la frontera: la sistemática y forzada separación de los niños que llegan con sus padres, una separación que antes no se daba y que parece diseñada por Trump y por su procurador, Jeff Sessions, con lujo de crueldad. Ante los cuestionamientos Sessions ha dicho que no pararán, que si los padres no quieren separarse de sus niños, “entonces que no los traigan ilegalmente”.

¿Por qué ahora y antes no? Porque antes la directriz era recibir a los solicitantes de asilo como tales, liberándolos a ellos y a sus familias mientras esperaban su juicio. Trump ordenó en vez arrestarlos en automático bajo el cargo de haber cruzado la frontera ilegalmente, separándolos de sus hijos durante su detención, que dura hasta que se establece si entran al proceso de asilo o si, como le sucede a la mayoría, son deportados. Esto puede tomar desde días hasta meses, o más tiempo, durante el cual los padres, encarcelados, no saben dónde ni cómo están sus hijos, quienes son enviados a distintas ciudades, a pequeños gulags paupérrimos administrados por la ORR, para a su vez y por separado ser deportados, o no.

El año pasado 30 mil menores fueron separados de sus padres en la frontera. Vuélvanme a decir cómo exagerábamos quienes advertíamos que Trump, de hacerse con la presidencia, sería un peligro para el mundo.

Twitter: @robertayque

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.