• Regístrate
Estás leyendo: Maciel y sus paraísos
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 03:36 Hoy

Artículo mortis

Maciel y sus paraísos

Roberta Garza

Publicidad
Publicidad

Lo enterraron en 2008 como a un santo, a pesar de que los directivos confirmaron después que sabían desde 2006 —mi apuesta es que desde mucho antes— de sus crímenes, que ellos llaman pecados. Las evidencias no hacen mella en quienes siguen clamando que se deje el asunto por la paz, que la grandeza de la obra rebasa las debilidades de su fundador, como si violar niños fuera quítame estas pajas.

Falta ver cómo justifican ahora el fraude fiscal y la longeva y calculada estafa a sus benefactores: hoy sabemos que, al menos desde 1992, cuando sus hijos biológicos comenzaban a crecer, sus hijos espirituales le construyeron a Nuestro Padre un andamiaje financiero con el propósito de evitar pagar impuestos sobre los cientos de millones de dólares anuales recabados por unas escuelas que justifican su pobre nivel académico al amparo de una educación fundada en los valores —digamos, en los valores netos de las familias de sus pupilos— y, sobre todo, proporcionarle al guía eficaz para la juventud, como lo llamó San Juan Pablo II, una caja chica de donde costear sus placeres prohibidos con discreción. Los Paradise Papers dejan claro que no lo hizo solo.

Los signatarios de sus paraísos fiscales fueron y son sus cómplices, facilitadores activos de una larga e impenitente carrera delictiva que incluye pederastia, consumo ilegal de opiáceos, defraudación fiscal, sobornos a altos jerarcas vaticanos y estafa a sus donadores, entre otros. Las estructuras reveladas explican cómo pudo Maciel desviar, por décadas, cantidades nada despreciables de los bienes de la orden —pedidos, recibidos y etiquetados para buenas y cristianas obras— para comprar y mantener los dos pisos madrileños de Norma Baños, la casa en México de Blanca Lara y el patrimonio, aún desconocido, de una tercera familia en Europa, además de su afición por los trajes finos, las vacaciones de lujo, la morfina y, sobre todo, la impunidad.

Yo sigo esperando que alguien me entregue cuentas de los muchos bienes que de buena fe les entregó mi padre, y del anillo que mi madre le dio a Maciel en la mano cuando ella enviudó. Voy a rezarle a Nuestro Padre para que el Niño Dios me traiga de Navidad un abogado serio y con suficientes tanates.

Twitter: @robertayque

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.