• Regístrate
Estás leyendo: La lucha, el sentido de la historia
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 10:40 Hoy

Opinión

La lucha, el sentido de la historia

Ricardo Velázquez

Publicidad
Publicidad

Hoy en día, la política tiene la enorme responsabilidad de conducir la voluntad de los ciudadanos, de la sociedad en general, de la gente, del pueblo; igualmente que impedir que se desborde y encausarla a terreno fértiles. En este periodo de alternancia, los errores han sido avisos de un desgaste y de políticas ajenas que nos fueron impuestas.

Debemos observar la democracia como un límite para el poder, pero ¿reside realmente todo el poder en el gobierno? El poder económico que todo lo corrompe, el que pregunta "¿cuánto vales?", no fue electo, pero es real, tan real como la sumisión de los gobernantes a sus caprichos. La democracia es un avance, sin duda, pero debemos enriquecerla con otras formas de convivencia política que han ido surgiendo.

Cuando se cree en la diversidad, necesariamente debe creerse en el diálogo como elemento que transforma la realidad y que evita caer en la uniformidad que a nada conduce.

Al país le hace falta una moral y un destino que nos permita saber qué estamos haciendo y para qué lo estamos haciendo; sin embargo, esto no contestaría nuestra pregunta de qué hago aquí sino a qué aspiro en este mundo o como cuando decimos qué va a pasar en lugar de qué estoy haciendo para que pase? La diferencia está en la voluntad y la participación.

El hombre es el elemento central de su historia y el responsable del desarrollo de su sociedad. En el pensamiento paciano, el tema de desarrollo está íntimamente ligado al de nuestra identidad: ¿quién, qué y cómo somos? Somos una relación, algo que se define como parte de una historia.

La historia es lo que nosotros hacemos, los vivos y los muertos. ¿Somos acaso responsables también de lo que hicieron nuestros muertos? Yo creo que sí, en cierta medida; ellos nos hicieron y nosotros continuamos sus obras, las buenas y las malas.

El mal es humano, exclusivamente humano, pero no todo es maldad en el hombre. El nido del mal está en su conciencia, en su libertad. En ella está también el remedio, la respuesta contra el mal. Esta es la única lección que puedo deducir de este largo y sinuoso itinerario: luchar contra el mal es luchar contra nosotros mismos. Y ese es el sentido de la historia.

¿Cuál es su opinión estimado lector?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.