• Regístrate
Estás leyendo: Conocimiento y sabiduría, la evolución de la humanidad
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 15:40 Hoy

Opinión

Conocimiento y sabiduría, la evolución de la humanidad

Ricardo Velázquez

Publicidad
Publicidad

Hay varios puntos de vista de la humanidad: el teológico cristiano tradicional, el pagano griego y el taoísta confucionista chino. (No incluyo el punto de vista budista, porque es demasiado triste). Más profundamente en su sentido alegórico, estos puntos de vista, después de todo, no difieren tanto uno de otro, especialmente cuando el hombre moderno, con mayores conocimientos biológicos y antropológicos, les da una interpretación más amplia; sin embargo, existen estas diferencias en sus formas originales.

El punto de vista cristiano original, ortodoxo, era que el hombre fue creado perfecto, inocente, tonto y feliz y que vivía desnudo en el Jardín del Edén. Vino después el conocimiento y la sabiduría, y la caída del hombre, a la cual se deben sus sufrimientos, notablemente (1) trabajarás con el sudor de tu frente -para el varón- y (2) los dolores de parto -para la mujer-. En contraste con la inocencia y la perfección originaria del hombre, se introdujo un nuevo elemento para explicar su actual imperfección, y ese elemento, es claro, está el diablo, que trabaja todo a través del cuerpo, mientras su carácter más elevado trabaja por el alma. No sé cuándo se inventó el alma en la historia de la teología cristiana, pero esta ala llegó a ser un algo más que una función, una entidad más que una condición, y separó decididamente al hombre de los animales, que no tienen almas dignas de salvar. Aquí se detiene la lógica, porque el origen del diablo tuvo que ser explicado, y cuando los teólogos medievales procedieron con su acostumbrada lógica escolástica a encarar el problema, se vieron en un aprieto. No les caía muy bien admitir que el diablo que era no-Dios viniera de Dios, no podían concebir que fuera coeterno, con Dios. Pero eso, desesperados, convinieron en que el diablo debió ser un ángel caído, lo cual viene a plantear la cuestión del origen del mal (porque debe haber habido algún otro diablo que tentara a ese ángel caído), y esto es, por ende, poco satisfactorio, pero tuvieron que dejar las cosas así. No obstante, de todo ello resultó una curiosa dicotomía del espíritu y la carne, una concepción mítica que todavía hoy predomina bastante y el poderosa en cuanto afecta a nuestra filosofía de la vida y nuestra felicidad.

Es un hecho feliz que en el progreso del pensamiento humano moderno, el diablo es lo primero que se echa por la borda. Creo que de un centenar de cristianos liberales de hoy, que aún creen en Dios de una u otra forma, no más de cinco creen en un verdadero diablo salvo en sentido figurado. También desaparece la creencia en el infierno ante la creencia de un verdadero cielo.

Debemos aprender que bondad y maldad son puntos de vista, formas intelectuales; y nosotros hemos comprado el discurso de bueno y malo de la mano de los medios de comunicación. ¿O usted qué piensa estimado lector?

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.