• Regístrate
Estás leyendo: El futuro de Morena
Comparte esta noticia
Lunes , 25.06.2018 / 03:53 Hoy

Antilogía

El futuro de Morena

Ricardo Monreal Ávila

Publicidad
Publicidad

El fin de semana se realizó el segundo Congreso Nacional de Morena. El objetivo: evaluar el avance en la creación de más de 66 mil comités seccionales, que son los pies y las células básicas del nuevo partido, y actualizar la agenda programática rumbo a la elección presidencial del 2018.

Hoy, más que nunca, AMLO tiene a su favor una serie de condiciones objetivas para ganar el 2018. La crisis económica en ciernes, el estancamiento de la planta productiva, la exhibición de la corrupción en gobiernos estatales del PRI y del PAN (lo que reforzaría la sentencia de que son lo mismo, ya que unos son rateros y otros ladrones), el mal humor social hacia la política convencional (o los políticamente correctos), el retorno de los altos niveles de inseguridad en diversas partes del país y, por supuesto, el triunfo de Donald Trump, quien ha hecho resurgir el nacionalismo mexicano.

Desde ahora los escenarios del 2018 apuntan a una elección entre dos fuerzas, el PAN y AMLO, tal como sucedió en 2006, cuando la diferencia fue de 254 mil votos (menos de un punto porcentual) y se evitó a toda costa el recuento de votos.

Para no repetir la historia de esa Presidencia espuria, lo único que hace falta reforzar a López Obrador es la estructura de Morena, buscando su implante territorial a escala nacional. El camino que se ha adoptado es crear comités de Morena en cada una de las secciones electorales del país (alrededor de 66 mil comités), con un mínimo de ocho miembros, que posteriormente serán los promotores del voto durante la campaña presidencial y los representantes generales y de casilla el día de la elección.

El pasado domingo se informó que Morena ya tiene instalados estos comités en poco más de 40 mil casillas, lo que significa un avance de 60 por ciento. Una verdadera hazaña para un partido que tiene menos de dos años de vida.

El segundo objetivo del Congreso fue actualizar la agenda programática. Aquí hay propuestas planteadas en 2006 y 2012, que se actualizan a la luz de la crítica realidad nacional, pero también hay planteamientos nuevos.

Por ejemplo, someter a consulta ciudadana la revocación o permanencia de las reformas estructurales, brindar atención especial a la frontera sur a fin de evitar el maltrato a los migrantes centroamericanos, un cambio sustancial en la relación bilateral con Estados Unidos dando prioridad a la cooperación para el desarrollo y no solo a la cooperación policiaca y militar, erradicar por completo la corrupción —no solo reducirla— eliminando el fuero al presidente de la República y a los altos funcionarios públicos e impulsando un eficaz sistema anticorrupción con una amplia participación ciudadana.

Se ratifica la revocación de mandato presidencial a los dos años de gobierno, la reducción a la mitad del sueldo oficial del Presidente de la República y la alta burocracia, así como la venta de la totalidad de la flotilla aérea presidencial y el retorno del Estado Mayor Presidencial a la Secretaría de la Defensa Nacional.

En lo económico destaca el compromiso con los equilibrios macroeconómicos, pero también la promoción de una política económica de crecimiento del empleo y bienestar social.

Un total de 50 puntos integran la nueva agenda programática de AMLO, quien vuelva a tener a su favor la preferencia electoral nacional. En 2018, él pondrá los votos, mientras que Morena deberá cuidarlos y hacerlos valer a pie de urna.

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Twiter.@ricardomonreala

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.