• Regístrate
Estás leyendo: Las claves de la victoria
Comparte esta noticia
Viernes , 14.12.2018 / 07:15 Hoy

Antilogía

Las claves de la victoria

Ricardo Monreal Ávila

Publicidad
Publicidad

En solo cuatro años, Morena alcanzó la Presidencia de la República, la mayoría en ambas cámaras legislativas, cinco gubernaturas y más de 300 alcaldías. Una verdadera hazaña. Estas son las claves de la victoria.

1) El liderazgo de AMLO: desde 2006 se perfiló como el candidato de, para y contra la crisis. Fue sistemático y disciplinado en sus planteamientos contra la corrupción, la inseguridad y la desigualdad, lo que le permitió proyectarse como el candidato más preparado y honesto para sacar adelante al país. Es un liderazgo forjado en la plaza pública, no en la alta burocracia o en un cargo público reciente. Esto le dio un sustento social del cual carecieron los demás aspirantes.

2) Voto de castigo y deseo de cambio: desde Tijuana hasta Mérida el objetivo común fue propinar un castigo a la clase política tradicional, por la corrupción y la ineficiencia. A la par del castigo masivo, surgió también un deseo de cambio real, verdadero. Sobre esta simiente social creció la tercera candidatura de AMLO.

3) Partido nuevo: el liderazgo social de López Obrador tuvo una plataforma de lanzamiento con un nombre popular y que pronto se arraigó en el imaginario colectivo: Morena. El nuevo partido logró una presencia territorial que ningún otro partido de izquierda había alcanzado: un comité seccional de al menos ocho miembros en cada una de las 68 mil secciones electorales del país. Una maquinaria de movilización y propaganda que se desplegó exitosamente el día de la elección.

4) Conexión con la gente: el candidato verbalizó las frases que la gente deseaba escuchar y la gente escuchó del candidato las palabras que deseaba oír. “Frijol con gorgojo”, “No lo tiene ni Obama”, “No tienen llenadera”, “ya saben quién”, “nos llevan al despeñadero”, fueron las mejores frases de la campaña y las más recordadas.

5) El norte: si el norte del país dio la espalda a AMLO en 2006 y 2012, hoy hizo la diferencia en votación por regiones. El bipartidismo PRI-PAN no alcanzó a cumplir las expectativas de cambio y progreso de la sociedad norteña, la más avanzada del país en términos económicos y sociales.

6) Las clases medias: los mexicanos con más educación y mayores ingresos dieron el triunfo a la mancuerna AMLO-Morena. Es un voto de confianza, no un cheque en blanco, cuyo refrendo dependerá del cumplimiento de compromisos del nuevo gobierno en materia de corrupción, seguridad, crecimiento económico y desarrollo social.

7) Los jóvenes: el grupo etario más importante del padrón (18-24 años), con 14 millones de integrantes, salió a votar por primera vez en una contienda presidencial y lo hizo en su mayoría por Morena. El perfil del partido y su candidato (opositor sistemático y crítico de “la mafia del poder”) fue el principal factor de atracción.

8) Las redes sociales: permitieron romper con el cerco informativo que los medios tradicionales habían impuesto al candidato de izquierda y a su movimiento político. “Benditas redes sociales”, las definió AMLO frente a la maldición de la guerra sucia de 2006.

9) La división del PRIAN: no haberse puesto de acuerdo en la cúpula del poder sobre el candidato a apoyar (Meade o Anaya) abrió las puertas a Morena, que avanzó de puntitas y pegado a la pared, mientras ambos partidos peleaban encarnizadamente el segundo lugar.

10) Trump: el antimexicanismo político de Trump resucitó el soterrado nacionalismo mexicano. Ello benefició a AMLO al ser considerado el mejor candidato que podría enfrentar el acoso de Washington.

ricardomonreala@yahoo.com.mx
Twiter.@ricardomonreala

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.