• Regístrate
Estás leyendo: La bipolaridad del aficionado mexicano
Comparte esta noticia
Lunes , 28.05.2018 / 00:40 Hoy

La bipolaridad del aficionado mexicano

Publicidad
Publicidad

Hace unos meses, cuando, en un ejemplo de valor y honestidad, Carlos Vela anunció que dejaría a la Real Sociedad para partir a la aventura de la MLS con el nuevo equipo de Los Ángeles, el grueso de la fanaticada mexicana, esa forjada en la suavidad del sofá y frente al televisor y no en una grada de estadio, reventó en un mar de acusaciones y, cual Santa Inquisición, condenaron al joven atacante mexicano al fracaso por “preferir dinero a crecimiento en su carrera”.

En realidad, esa tropa hipócrita solo se disolvía en los mares ácidos de su envidia sosteniendo el lábaro de sus frustraciones en todo lo alto. Pocos, muy pocos, un puñado, fue honesto a la hora de emitir un juicio sobre la decisión de Vela de abandonar la carrera de la alta exigencia en Europa a cambio de una avalancha de dólares.

Ésos, de la manera más justa, comprendieron que CUALQUIER discurso romántico del valor que tiene jugar en Europa, del plus que significa para la carrera de un futbolista, valía madre a cambio de una oportunidad de trabajo que, con menos de 30 años de edad, te iba a garantizar una vida íntegra y tranquila por el resto de tu existencia.

Vela cristalizó el sueño de muchos: joven y millonario. Por eso la envidia rabiosa, por eso lo hicieron trizas.

¿A qué viene esto? Hace apenas unos días, León presentó al veterano Landon Donovan como su nuevo refuerzo tras una brillante y fenomenal campaña de su área comercial y de marketing.

¡El estadio León se rindió para vitorear a un tipo que lleva año y medio en el retiro! ¡Increíble! Los aficionados de todo el país, no solo los esmeraldas, se pusieron de rodillas ante el ex verdugo de la selección mexicana y lo calificaron como una “bomba” del mercado invernal de fichajes… Sí, a un hombre que viene de sacarse la pelusa del ombligo, de una carrera muy mediana pegándole a enana en el futbol europeo y que tiene como GRAN gloria eso, haber sido el gran VILLANO del futbol mexicano.

¿A Landon no lo critican por venir a darle un pellizco a las arcas de una empresa mexicana? ¿No le dicen “mercenario” por venir con el único fin de vender playeras y llenar tribunas?

No cabe duda, el aficionado mexicano madrea y acaricia con la misma mano.

ricardo.magallan@milenio.com • twitter@rmagallan77

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.