• Regístrate
Estás leyendo: Los bancos y la deuda pública
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 07:57 Hoy

Perspectiva Jurídica

Los bancos y la deuda pública

Ricardo Cisneros Hernández

Publicidad
Publicidad

La situación de Grecia, donde los acreedores quieren imponer una austeridad draconiana como condición para otorgarle una prórroga de pago; la negativa de Tsipras para aceptarla; y las opiniones divididas entre los que consideran que la causa del endeudamiento es la malversación oficial, y los que sostienen que el origen es el abuso del capitalismo salvaje, nos obliga a recapacitar acerca de las deudas de casi todos los Estados mexicanos.

En nuestro país, la opinión popular ha sentado en el banquillo de los acusados solamente a los gobernantes, como los únicos culpables de la deuda. Pocas veces pensamos en que junto a la corrupción gubernamental corre paralela la descomposición de los centros financieros.

El endeudamiento existe por el círculo vicioso que conforman la necesidad de obras y servicios; la voracidad de algunos gobernantes y empresarios sin conciencia social que utilizan los prestamos para ganar encareciendo las obras que hacen a bajos costos y mala calidad; y por la avaricia de los bancos que prestan dinero a los Estados y municipios más allá de sus capacidades de pago; y no vigilan el uso y destino de los empréstitos.

Los causantes visibles de las deudas excesivas son lo malos gobiernos; pero atrás está la banca que hace a los gobernantes adictos al dinero prestado para que puedan disponer de recursos para obras; y así destinar gran parte de los impuestos a sueldos, prestaciones, equipos y publicidad propios del primer mundo y no de países en desarrollo.

Muchas deudas serían anulables por las irregularidades señaladas de los bancos acreedores; pero sobre todo porque la Constitución federal dispone que los Estados y los Municipios sólo podrán contratar empréstitos para inversiones productivas. Si de verdad se quiere una sociedad honesta es indispensable sancionar y corregir todas las conductas perniciosas.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.